En el rodaje de ‘Alien: Covenant’

Carrie / 21 de Abril del 2017 / 9:00h.

_DSC1065.ARW

 

La imagen que abre este reportaje puede despistar, pero efectivamente, vamos a hablar de la nueva película de Alien (estreno 12 de mayo) cuyo rodaje Cinerama visitó en exclusiva. Lo del piano es un misterio, pero sí podemos asegurar que Michael Fassbender tiene un doble papel en la película.

Ridley Scott ya no se esconde. Si cuando promocionaba Prometheus (2012) se resistía y evitaba nombrar la palabra ‘alien’, con Alien: Covenant lo deja todo claro desde el principio, empezando por el propio título. Así es, estamos ante una secuela de Prometheus y una precuela de Alien, el octavo pasajero (1979) y si nos salen bien las cuentas, la historia de esta nueva película quedaría enmarcada entre los años 2.093 (los hechos narrados en Prometheus) y 2.122 (cuando, en la película de 1979, la Nostromo localiza los alien fosilizados).

El mito vuelve a la vida y, esta vez, lejos del drama de Prometheus, lo hace tan sangriento y aterrador como el primer capítulo. Cinerama viajó a Australia para ser testigo del rodaje de esta nueva entrega. El clásico Xenomorph, aquel que creó H.R. Giger para el primer Alien, regresa vestido de traje y una voz creada por ordenador. Porque ahora no todos los androides son lo que aparentan ser. El paraíso prometido se convierte en un mundo peligroso habitado por sintéticos David, interpretado por Michael Fassbender, superviviente de la expedición de Prometheus. Pero el actor también interpreta a Walter, otro androide, mejorado de la versión de David.

Asimilando los avances científicos y tecnológicos del mundo actual, Ridley Scott centra su interés en la capacidad de desarrollo de los androides a favor de los humanos. Al frente del nuevo equipo de pilotos está la actriz Katherine Waterston y, como Alien no es Star Wars, su personaje no tiene nada que ver con Ripley. «Todo el mundo me pregunta lo mismo», contesta la actriz, consciente de su parecido con Sigourney Weaver. «Mi personaje es Daniels, la jefe de una misión de colonización para construir casas ecológicas y granjas. Todo el equipo ha estado preparándose durante un año antes de partir y se conoce muy bien», revela. En Alien: Covenant todos están emparejados, como en el Arca de Noé, incluyendo Daniels que es la pareja del Capitán Branson, interpretado por James Franco. El único miembro del equipo sin pareja es Walter, el androide al que da vida Fassbender. Cuando le preguntamos a Ridley Scott por qué eligió al actor para ambos personajes no dudó en responder: «Es el Mercedes Benz del cine, si te llevas al mejor androide, te aseguras un buen resultado».

En los estudios que tiene Fox en Sidney se ha rodado gran parte de la película. «Quería ir al lugar adecuado para la película que tenía en mente. Es muy difícil conseguir asustar al público y me he propuesto regresar a los orígenes y aterrorizarles», nos confiesa Ridley en esos pocos minutos que pudo encontrar entre escena y escena. Scott se decanta por un filme sangriento para una audiencia adulta con efectos muy gore. «Me gustan los efectos prácticos, intentar asustar frente a la cámara. He intentado hacer un filme lo más real que fuera posible», admite el cineasta británico. En uno de los sets adyacentes el realizador nos enseña unas enormes cabezas que parecen dibujadas sobre piedras. «Son las mentes de una antigua civilización superior a los humanos», explica. De nuevo, el director utiliza el horror para pisar territorio religioso. «Es un tema que me interesa. No importa la religión a la que pertenezcas, todos vamos a terminar igual, digas lo que digas. A mí, como a los egipcios, me interesa la vida posterior, no la presente, ellos construyeron una cultura alrededor de la vida posterior. Yo soy agnóstico, ni creo ni no creo en Dios, pero estoy seguro que hay alternativas, que existe una entidad superior porque no podemos ser los únicos en el universo. De hecho, la NASA ya ha reconocido que somos una de las muchas variaciones. Creo que hay que abrir esa puerta», explica.

La nave Covenant parte en dirección a su destino con el nuevo equipo de colonos, sin embargo, tendrán que cambiar la ruta cuando una señal de humanos en peligro les lleva al planeta que una vez estuvo habitado por los misteriosos ingenieros de Prometheus. La última vez que vimos a Shaw (Noomi Rapace), y el androide David (Fassbender) estaban en camino a un planeta para descubrir por qué los ingenieros crearon humanos y el Xenomorph que los destruiría. «Han pasado diez años desde que vimos a David, y sus cualidades humanas han mejorado. Forman más parte de él que sus cualidades sintéticas, sin embargo, Walter está para servir a la nave, como un técnico/ mayordomo eficiente» nos dice Fassbender.

A su lado se sienta el actor Billy Crudup, que da vida a científico Christopher Oram. «Cuando hice la prueba para el personaje, él era uno de los antagonistas. Sin embargo, no me interesaba interpretarlo de ese modo, y he ido moldeándole como un hombre preocupado por hacer bien su trabajo». Frente a él surge Daniels, decidida y al frente de la nave. «Como Ripley en la primera Alien, ella es técnicamente la tercera en la jerarquía y eso va cambiando según progresa la historia», explica Katherine Waterston. Y es precisamente en los controles del mando donde surgen los problemas. «Daniels y su pareja son los capitanes. Sin embargo, él es más joven que yo y no ha formado parte del programa ni del Sistema, y eso irrita a Oram, que tenía sus propias expectativas con esta misión», adelanta Billy Crudup.

La ficción vuelve a poner de relieve ese problema tan humano de la competitividad. El día que menos lo esperemos los ingenieros nos mandarán el Xenomorph que nos merecemos…

Texto: María Estevez

cosas que se han dicho

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es