El estreno de ‘Alien: Covenant’

Carrie / 11 de Mayo del 2017 / 9:00h.

Katherine Waterston interpreta a Daniels, un personaje heredero de la mítica Ripley de Sigourney Weaver. Waterston tiene 37 años, siete más de los que tenía Weaver cuando protagonizó el primer Alien (1979), y es la actriz del momento desde que Paul Thomas Anderson la seleccionara para Puro vicio (2014) y recientemente se convirtiera en la sorprendente protagonista femenina de Animales fantásticos y dónde encontrarlos (2016). Para la hija del actor inglés Sam Waterston (Los gritos del silencio), Ridley Scott hizo historia cuando le dio el principal papel de la película a Sigourney Weaver. «Estaban unas pocas personas en una habitación preparando el primer Alien. Había un guión. Ripley era un hombre y entonces Ridley dijo: “¿Por qué no ponemos a una mujer?”. Cuando alguien tiene coraje, cambia la forma del negocio. Y obviamente esa idea tiene que vender entradas. Estas cosas tienen que tener éxito para que sigan, pero con Alien Ridley Scott cambió el género de la ciencia ficción». Hay que recordar que el personaje de Ripley estaba pensado para Paul Newman y puntualizar que quien convirtió realmente al protagonista de Alien en mujer fue Walter Hill cuando le encargaron revisar el guión original de Dan O’Bannon.

Waterston se une a la lista de heroínas de gran personalidad que habitan el cine de Ridley Scott. Como dice Michael Fassbender, «Daniels es fuerte, peculiar e independiente. Es maravilloso que Ridley continúe en la línea que empezó con Ripley hace muchos años justo ahora, cuando estamos hablando de la igualdad de papeles en Hollywood. Un historial de personajes femeninos muy fuertes que tienen su propio objetivo y cuyo viaje no depende de ningún hombre». Aparte de Ripley, ahí están Claire Gregory (Mimi Rogers) testigo de un crimen, Thelma y Louise (Geena Davis y Susan Sarandon), la teniente O’Neil (Demi Moore), la detective Clarice Starling (Julianne Moore), una nueva Lady Marian para Robin Hood (Cate Blanchett) y la tremenda y letal Malkina (Cameron Diaz).

Ridley Scott también echa la vista atrás y recuerda que para el primer Alien su inspiración fueron algunas de las películas de terror más famosas de la historia. Por ejemplo, El exorcista (1973), que define como «un motor perfecto» y una «película fantástica». «La historia tiene lógica, sientes que puede pasar. Y cuando es posible y lógico, es más aterrador». El director también recuerda La profecía (1976), un film «inteligente y terrorífico», y La matanza de Texas (1974). «Recuerdo que mientras la veía pensaba: “No va a hacerlo, no se atreverá”. Y lo hacía. Y esa sensación es difícil de conseguir. Es una película brillante. Acaba con una chica cubierta de sangre y demente corriendo por un camino. Fin de la película. No es un final feliz, pero es una gran película». Alguien dijo que la clave del éxito de El exorcista (1973) es que se tomaba en serio a sí misma. Eso mismo se puede decir del primer Alien y de este nuevo Alien: Covenant.

Y esto nos lleva a lo que dice el actor Danny McBride (que interpreta en Alien: Covenant a Tennessee, el piloto de la nave) sobre la película que se estrena ahora: «será una carnicería». Para entender por qué McBride utiliza esa palabra hay que remontarse a 1979, cuando Ridley Scott no estaba muy seguro de cómo rodar las escenas más gore del primer Alien, sobre todo la mítica del bicho saliendo literalmente de las entrañas de John Hurt. Fue entonces cuando Dan O’Bannon le dijo a Scott que viera La matanza de Texas (1974), estrenada unos años antes y ambientada en una granja matadero. «Ahí estaba lo que él tenía que hacer en Alien», recordaba O’Bannon, fallecido en 2009. Casi 40 años después, Scott no ha olvidado la lección y recupera esos momentos “carnicería”. La famosa frase promocional de la primera película, «En el espacio nadie puede oír tus gritos», adquiere ahora una fuerza más aterradora. «La idea es regresar a la esencia de Alien (1979), que era un thriller de terror. Los protagonistas volvemos a salir de la nave, entramos en un nuevo mundo y entonces vuelven los elementos de horror de la original», comenta Fassbender.

El actor interpreta dos personajes en Alien: Covenant. Ridley Scott confia en él por partida doble. Ni en sus mejores sueños Fassbender pudo imaginar cómo acabaría todo. «Le conocí en 2008 (a Ridley Scott). Me había visto no sé dónde y quería verme. Recuerdo subir a su oficina pensando que me dejaban entrar en el cuartel general de un genio». Un genio que le dirigió en El consejero (2013). Y aquí un inciso para reivindicar esta película. «Dicen que Guillermo del Toro la ha visto 35 veces. Es una pena que haya tanta gente que no opine como él. Es una de mis películas favoritas, por lo que lamento mucho que no haya sido comprendida. Si a él le gustó tanto como para verla 35 veces, me pregunto quién está en lo cierto y quién equivocado. Tal vez nosotros dos somos los únicos que entendimos de qué va». Amargas palabras de Scott sobre un film escrito por Cormac McCarthy y que algún día será rescatado como la obra maestra que es. Pero antes de El consejero, el director y el actor rodaron Prometheus (2012) y ahí fue donde nació la amistad y la admiración mutua.

También regresa Guy Pearce en el papel de Peter Weyland, el anciano fundador y dueño de la Corporación Weyland que financia el viaje de la nave científica Prometheus. Este personaje estaba pensado para ser interpretado en Prometheus (2012) por el legendario actor Max von Sydow, uno de los protagonista de El exorcista (1973), esa película que Scott cita como una de las referencias de esta saga.

Cuando Ridley Scott preparaba Prometheus (2012), buscó a James Franco para interpretar a Holloway, personaje que terminó haciendo Logan Marshall-Green. Ahora James Franco es uno de los nuevos fichajes de Alien: Covenant, interpretando un personaje llamado Branson, el capitán de la nave Covenant, así como el marido de Daniels. Y decimos también porque el actor de 39 años tiene, con esta, 17 películas y una serie de televisión pendientes de estreno. Es decir, que ha rodado, durante un año, más de una película al mes. Casi las mismas que componen la filmografía completa de Noomi Rapace. Su personaje en Prometheus (2012), Elizabeth Shaw, vuelve en Alien: Covenant. La actriz sueca todavía recuerda emocionada cómo consiguió el papel de Elizabeth: «Me cité en Los Ángeles con el productor Michael Costigan y entoces me llevó a una reunión inesperada con Ridley Scott. Cuando Scott me dijo que había visto Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009) tres veces y estaría encantado de trabajar conmigo, acepté la propuesta de inmediato».

Danny McBride y James Franco son amigos y compañeros de fiesta en Caballeros, princesas y otras bestias (2011) y Juerga hasta el fin (2013), pero ahora coinciden en un proyecto que no deja ningún hueco para la risa. En la nave Covenant se les acabó la juerga. «Nunca hubiera pensado, ni en un millón de años, que estaría en una película de Alien», comenta McBride, quizás el fichaje más sorprendente del reparto, pues es un actor asociado a la comedia disparatada. «Me volví loco. La idea de que Ridley confiara en mí para ser parte de este proyecto es algo que todavía me sorprende. No se me permite hablar mucho, pero sí te puedo decir que es una película de terror. Nunca he estado en algo tan intenso, con ese nivel de efectos visuales y gore, ya sabes, sangre, tripas y muertes por sorpresa. Y tampoco he estado nunca en una película donde los personajes caen como chinches. Cuando empezó el rodaje, todos los actores del reparto cenábamos juntos y éramos como veinte. Luego, cada semana, el número iba disminuyendo y cada vez había menos personas en la mesa”.

Ridley Scott se ha esforzado mucho para completar el reparto perfecto: Billy Crudup (Casi famosos, 2000), la inglesa Carmen Ejogo (Seraphina Picquery en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, 2016), el mexicano Demián Bichir (Los odiosos ocho, 2015) y un nuevo rostro, el de Callie Hernandez, actriz que hace su segunda película tras debutar en La La Land (2016). Todos ellos viajaron a Australia y Nueva Zelanda, donde se rodó el film.

Las palabras que le dedicó Walter Hill al primer Alien, muy bien podrían aplicarse a este nuevo: «Sugiere asuntos más profundos, terrores y pesadillas. No es una película de ciencia ficción, ni de acción o de terror, sino una síntesis extraña construida en torno a una historia buena, sólida, a la manera tradicional». Definitivamente, Ridley Scott ha vuelto a casa.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es