El nuevo Orient Express

Carrie / 19 de Mayo del 2017 / 10:20h.

 

Dijo en cierta ocasión el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo I que «en el cine, reunir a muchas estrellas no es crear, precisamente, el cielo. Sino el infierno». No fue el caso de Asesinato en el Orient Express (1974), la película de Sidney Lumet según la novela de Agatha Christie con un casting de ensueño. La historia, cuyo origen está en un viaje que realizó la propia escritora en 1931 en el Orient Express, con el tren parado en medio de un páramo por culpa de una inundación, se ha llevado también a la televisión, en dos ocasiones, y ahora vuelve al cine en una producción que veremos a finales de año y que dirige Kenneth Branagh. Y fiel a la tradición, también cuenta con un reparto de lujo.

Hercules Poirot fue Albert Finney (nominado al Oscar) y ahora el reto lo tiene el propio Branagh, que se ha reservado el sabroso personaje. Todos los demás pasajeros del Orient Express, sospechosos del asesinato del millonario Ratchett (Richard Widmark en 1974, Johnny Depp en la nueva versión), tienen sus minutos de gloria mientras son interrogados por el sagaz detective. Uno de los más fascinantes es la imponente y cautivadora princesa rusa Dragomiroff (en esta nueva versión interpretada por Judi Dench), un personaje que le fue ofrecido en 1974 primero a Ingrid Bergman y que terminó haciendo Wendy Hiller. La estrella de Casablanca (1942) lo rechazó porque «me gustaba más el de la ridículamente tímida misionera sueca Greta Ohlsson». Su gran escena, de cuatro minutos y medio, rodada en una única toma ininterrumpida, le valió el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, el tercero de su carrera. Este personaje lo interpreta ahora Penélope Cruz y la española se enfrenta a la presión de igualar lo que hizo Bergman, calificado en su día por la crítica como «una deliciosa mezcla de comedia y patetismo… y casi un recital de muecas. Ingrid recorre toda la gama de expresiones, de la irritación al pesar, al miedo y al tipo de dulzura nerviosa de una dama misionera».

Branagh y Cruz se enfrentan a un gran desafío (Finney y Bergman fueron los únicos nominados al Oscar de todo el reparto), aunque los demás también lo tienen difícil. Por ejemplo, Michelle Pfeiffer, en el papel de Mrs. Hubbard, que en 1974 hizo Lauren Bacall. Este personaje es clave en el misterio y por eso Branagh quería una actriz con gran presencia. Angelina Jolie primero y Charlize Theron después fueron consideradas. En el caso de Jolie, 20th Century Fox rompió las negociaciones porque la actriz pedía cambios en el guión. Daisy Ridley (Star Wars: Episodio VII) hereda de Vanessa Redgrave el personaje de Mary Debenham, un papel que interpretó Jessica Chastain en la adaptación televisiva de la novela, dentro de la serie Agatha Christie: Poirot (2010).

Esta versión para la pequeña pantalla nada tiene que envidiar a la de Lumet y nos ofrece la posibilidad de realizar un ejercicio curioso: cómo sus respectivos guionistas se acercan al mismo personaje de forma muy distinta, con dos actrices, Redgrave y Chastain, defendiendo a la misma mujer desde posiciones casi antagónicas.

«La novela de Agatha Christie publicada en 1934 es misteriosa, convincente e inquietante. Es un honor contar con este grupo tan fantástico de actores para llevar este material tan oscuro a un nuevo público», dice Branagh de este proyecto, producido por Ridley Scott, y con guión de Michael Green (Blade Runner 2049). El enigma se resolverá el 24 de noviembre.

Texto | Dolly Dupuyster

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es