Estreno de ‘Kingsman: El círculo de oro’

Carrie / 21 de septiembre del 2017 / 13:00h.

Nadie parecía tener la menor duda: ‘Kingsman: Servicio secreto’ (2014) tendría su correspondiente secuela. Su director, Matthew Vaughn, era el que más claro lo tenía y el estudio que financió el film, Twentieth Century Fox, tampoco parecía reacio con los datos de taquilla sobre la mesa: más de 400 millones de dólares de recaudación mundial. Esta primera cinta fue un éxito para todos, sobre todo para su joven protagonista, Taron Egerton (10 de noviembre de 1989, Birkenhead, Cheshire, Inglaterra), que prácticamente debutaba en el cine.

El inglés Matthew Vaughn, acostum- brado a la acción espectacular gracias a Kick-Ass: Listo para machacar (2010) y X-Men: Primera generación (2011) presentó al mundo una agencia internacional de inteligencia que, por ser independiente, operaba al más alto nivel de discreción y cuyo objetivo principal era mantener el mundo a salvo. Tres años después, los agentes secretos que usan una tienda de trajes como tapadera, regresan para enfrentarse a un nuevo reto, justo cuando las oficinas centrales han sido destruidas y el mundo es tomado como rehén.

«Para mí es maravilloso volver a interpretar a mi personaje porque soy muy amigo de todo el equipo y es una ventaja colaborar con la gente que conoces», nos cuenta Taron. En esta ocasión el viaje nos lleva al descubrimiento en los Estados Unidos de una organización espía aliada llamada Statesman, que se remonta a la época en la que ambas fueron fundadas.

Este giro en la historia, la entrada en USA, ha permitido al director contar con nuevos fichajes realmente de lujo. Nada menos que tres ganadores del Oscar: Halle Berry, Jeff Bridges y Julianne Moore, y un Channing Tatum interpretando a un tal Agente Tequila.

De este último sólo podemos decir que tiene una pelea con el protagonista y, como dice el propio Taron, «no recomiendo luchar contra Channing. Es bailarín, pero también es como un buey. Después de esa escena tuve unos cuantos dedos doloridos».

 

Jeff Bridges tiene su teoría sobre esto: «Creo que Matthew ha intentado mostrar la diferencia entre el estilo de espía americano, como un cowboy, y el estilo británico, mucho más caballero, como James Bond», nos explica el veterano actor anticipando el choque entre dos maneras de entender el servicio secreto… y las peleas. Sin revelar muchos detalles, estas dos organizaciones secretas de élite se unen para derrotar a un despiadado enemigo común, y, así, poder salvar al mundo. «Todo suena a James Bond, pero tal y como lo entiende Matthew. Me gusta trabajar con directores de los que no sabes qué esperar. Me gustó tanto la primera película que no dudé en participar en esta secuela», apunta Channing Tatum.

Halle Berry interpreta al homónimo americano de Merlin (Mark Strong), una mujer muy inteligente que atiende por Ginger Ale, experta en tecnología. «Jamás me habían ofrecido un papel como el de Ginger Ale, al principio no entendía qué pintaba yo en Kingsman, pero cuando Matthew me explicó que sería la experta en tecnología, salté sobre el personaje sin pensarlo. Ginger Ale es rara, una friki de la tecnología. Varias veces le pregunté a Matthew si estaba seguro de verme en el papel, porque yo no me veía. Ha sido un reto enorme protagonizar este filme, y espero repetir el personaje en el futuro», admite Berry.

Entre tanta estrella, Taron sobresale como Eggsy, el antiguo matón callejero convertido en un espía elegante y seductor, transformación que vimos cómo se producía en la primera parte. Un personaje que te pide exigencias físicas. Y las cicatrices que tiene el actor lo prueban. «Forma parte del riesgo de rodar esas escenas, pero nada grave», confiesa. El director, además, le hizo pasar miedo, forzándole a aguantar la respiración mientras el taxi que conducía en una escena por Londres se sumergía en el agua.

Pero nada puede igualar en emoción al regreso de Colin Firth. Y es que Harry Hart era asesinado al final de Kingsman: Servicio secreto (2014). «Salgo en el tráiler», se limita a decir a modo de respuesta el actor ganador de un Oscar por El discurso del rey (2010), sin querer describir la naturaleza de su participación en la narración, admitiendo que dijera lo que dijera podría resultar un spoiler. «Quedaos con las ganas».

 

Julianne Moore interpreta a la villana Poppy, una mujer que reside en las montañas en un país sin nombre de América del Sur donde dirige un cártel y vive obsesionada con ser la mujer más rica del planeta. «Mi personaje está a cargo del mayor cártel de drogas del mundo y lo único que quiere es aparecer en la lista Forbes», reconoce la pelirroja actriz. Ante tanta estrella, Taron no puede más que rendirse de admiración. «Es asombroso. Ahí estaba, en una mesa con Jeff Bridges, Colin Firth, Channing Tatum y Halle Berry. Es raro formar parte de ese grupo. Sus personajes son más grandes que la vida… interpretados por grandes artistas».

Esta es la tercera película de Taron con Matthew Vaughn, ya que también fue productor del biopic Eddie el Águila (2016). Ambos han creado una estupenda química. «Durante el tiempo que se dedica a escribir, siempre está llamando para comentar ideas. Creo que dentro de Matthew hay un niño grande. Cuando tiene una idea, se entusiasma tanto que quiere compartirla. Y justo cuando piensas que más o menos le conoces y le tienes controlado, que sabes quién es y cómo funciona su cerebro, te sorprende con algo nuevo jodidamente inteligente».

aron recuerda que durante el rodaje de la primera película pensaba continuamente que Matthew le iba a despedir en cualquier momento. «Ahora tengo más experiencia porque he pasado más tiempo en sets, me he sentido más seguro de mí mismo. Kingsman ha cambiado totalmente mi vida, así que este regreso fue emocionante. El guión es genial, con una gran historia. Tengo claro que el espectador no va a salir del cine sintiendo que Matthew nos ha dado lo mismo que la anterior. Matthew es firme e intransigente. Si la primera era provocativa, esta es como un golpe en la cara. ¡Soy el hombre más afortunado del planeta!».

En ‘Kingsman: El círculo de oro’ volvemos a reunimos con Gary “Eggsy” Unwin, su personaje, tras una cantidad indeterminada de tiempo. «Si te fijas bien, en una escena puedes ver en la pared tres titulares del periódico The Sun que indican que “Eggsy” ya ha desarrollado varias misiones. Y ahora está más tranquilo, aunque intenta hacer juegos malabares para compaginar el estilo de vida de un Kingsman y un espía de tiempo completo con su vida personal. Es básicamente el mismo tipo, sólo que con un trabajo realmente importante».

La llegada su vida de ese variopinto grupo de espías americanos, cuyos apodos son Champagne (Jeff Bridges), Tequila (Channing Tatum), Whiskey (Pedro Pascal) y Ginger Ale (Halle Berry), le devolverá a la acción para enfrentarse a la megavillana Poppy (Julianne Moore). «Julianne es encantadora. Ella es escritora de libros infantiles, se enteró que tenía dos hermanas menores y me envió algunos de sus libros. Pero en la película está inquietante y podrida hasta el fondo», confiesa Taron.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es