Las Claves de Winchester, el terror sí tiene forma

domino / 05 de marzo del 2018 / 9:00h.

 

 

Muchos pensarán que la historia de Sarah Winchester y su mansión es de lo más extraña. El fusil que inventó el marido de la protagonista se dice que se cobró 8 millones de vidas… y aún sigue aumentando la cifra. Eso supone un montón de espíritus enfurecidos.

Con semejante panorama uno puede entender lo que hizo Sarah (1840-1922), interpretada por Helen Mirren, heredera de la fortuna Winchester: añadir 500 inexplicables habitaciones a la casa de campo las cuales servirían como tumbas de expiación para aquellos que habían sido asesinados por el rifle. Dirigen esta locura de miedo los hermanos, australianos nacidos en Alemania y gemelos, Michael y Peter Spierig (Daybreakers. 2009, Saw VIII. 2017). Para ellos “esta es una historia de fantasmas. Una historia de fantasmas en una casa embrujada. ¿Qué la hace única? Se basa en una persona real. Hay una casa real que todavía existe y todavía está muy viva. Una situación real”. La historia de una mujer atormentada que se gastó la mayor parte de su fortuna en construir esta vasta mansión sólo para comunicarse con los espíritus asesinados por el arma.

 

Los directores consideran, pese a todo, que Sarah Winchester era una mujer inteligente y de pensamiento progresista a la que se ha malinterpretado como una loca. Cuando aceptaron el proyecto, lo primero que hicieron los hermanos fue visitar la casa y se enamoraron de ella. Los hechos ocurrieron a finales del siglo XIX. La casa se encuentra en una aislada parcela a 80 km de San Francisco, en San José, California, y está considerada la casa más embrujada del mundo. Las obras empezaron en 1884 y se prolongaron hasta su muerte. Construida durante décadas de incesante obsesión veinticuatro horas al día, siete días a la semana, se yergue con siete pisos de altura y contiene cientos de habitaciones. Para el forastero, tiene el aspecto de un monstruoso monumento a la demencia de una mujer perturbada. Y quizás lo estuviera desde que una médium en Boston le dijera que estaba maldita por todos aquellos muertos por las armas Winchester. También le comunicó que para que los espíritus la dejaran en paz debía construir una casa sin jamás terminarla. El objetivo, delirante y terrorífico, era poner en pie una prisión, un asilo para cientos de espíritus vengativos. Así que olvídense de, por ejemplo, Belasco House, creada por Richard Matheson en su novela La casa infernal (Hell House) (1971) y considerada el Everest de las casas encantadas.

El verdadero terror está en la Casa Winchester, propiedad de esa mujer que se casó con el hombre cuyo imperio de las armas cambiaría el curso de la Historia estadounidense y cuando enviudó su patrimonio de 20 millones de dólares de entonces equivaldría hoy a cerca de 500 millones.

 

  • La Misteriosa Mansión Winchester sirvió de modelo para la miniserie de Stephen King Rose Red (2002).

 

  • La casa ahora se encuentra en medio de la calle principal de San José, una zona comercial, pero en aquella época sólo era una tierra de campo vacía. La película se rodó en un decorado que se construyó en sets de Melbourne, Australia. Los cineastas ni siquiera pudieron filmar en los exteriores de la mansión real porque ahora está al lado de una autopista y un centro comercial. Además, es un recorrido turístico muy demandado, siendo muchos los que dicen haber visto fantasmas.

 

  • El famoso parapsicólogo Christopher Chacon dirigió la única investigación científica sobre Wincester Mystery House a principios de la década de 1990.

 

  •  Aunque la película está basada en hechos reales, lo cierto es que es muy difícil separar la verdad del mito. “La verdad o no sobre Sarah, nadie nunca lo sabrá. No hay diarios. Sólo información de segunda mano”, confiesan los cineastas. La imagen promocional en la que se ve a Helen Mirren sentada en el carruaje vestida de luto refleja la única fotografía conocida de la solitaria mujer en la propiedad. Lo que sí se sabe es que Sarah vivió en una época de médiums y personas que se comunicaban con los fantasmas. Mucha gente acudía a espiritistas, algo que no se veía como marginal.

 

  • Sarah murió el 5 de septiembre de 1922 en la mansión Winchester. Los turnos de los 16 carpinteros, a los que había pagado el triple del salario vigente para que no pararan en ningún momento de construir desde 1886, soltaron sus martillos en el momento en que oyeron la noticia, y se marcharon, para nunca regresar. El resultado, una casa con habitaciones construidas encima de otras habitaciones, al lado de otra habitaciones que no están en el mismo nivel, extrañas excentricidades arquitectónicas, diferentes formas y tamaños de cuartos, extrañas escaleras que conducen a los techos y tramos con rellanos de ida y vuelta, puertas que conducen a ninguna parte y que dan a caídas de dos plantas de altura.

 

  • El personaje de Jason Clarke, el Dr. Eric Price, no está́ basado en uno real. Price es un psiquiatra que ha sido contratado por el consejo de administración de la compañía Winchester para determinar si Sarah está loca. Según el actor australiano visto en La noche mas oscura (2012), Everest (2015) y Terminator: Génesis (2015), la película es “un inteligente thriller, un drama de suspense y de terror y no un slasher en que todo el mundo muere asesinado. La época, 1906, es un periodo realmente fascinante”.

 

  • La también australiana Sarah Snook, que ya había colaborado antes con los hermanos Spierig en Predestination, interpreta a Marion, la sobrina de Sarah que llega a la mansión Winchester tras la muerte de su esposo.

 

  • Y luego están todos los fantasmas -cowboys, nativos americanos, rangers de Texas, soldados confederados, soldados unionistas, granjeros y sus esposas, trabajadores mexicanos y mujeres mexicanas- fantasmas que comprenden un periodo de entre 30 y 40 años, cuando el fusil Winchester era muy utilizado.

 

  • La mansión Winchester fue la primera de San José en tener teléfono: ¡su número era el 1234! Llamen y quizás les conteste un espíritu.

Winchester se estrena el 9 de Marzo

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es