Réquiem por Miss Lonelyhearts

Carrie / 15 de marzo del 2018 / 9:35h.

 

MISS LONELYHEARTS es la vecina de Jefferies (James Stewart) en La ventana indiscreta (1954), la chica solitaria que vive justo debajo del asesino, esa que prepara cenas con invitados imaginarios, la misma que «anoche volvió a beber hasta quedarse dormida», como dice en la película el protagonista. Stella (Thelma Ritter), la fisioterapeuta y confidente de Jefferies, piensa que «algún día encontrará la felicidad» aunque, mientras, la pobre mujer se pasea por bares del Greenwich Village en busca de compañía. Miss Lonelyhearts es un personaje de Tennessee Williams, es una Blanche DuBois que todavía confía en la bondad de los extraños, como cuando mete en su casa a ese joven que termina golpeándola. Es una Karen Stone sin primavera romana, una Alexandra Del Lago que también suspira por ese dulce pájaro de juventud. Miss Lonelyhearts permanece ajena a lo que ocurre en el piso de arriba, en la casa de los horrores de Lars Thorwald (Raymond Burr), ella vive en su mundo, en su “zoo de cristal”, y sólo interviene en la trama central cuando descubre muerto al perro del matrimonio de la tercera planta y la oímos gritar: «está muerto, lo han estrangulado, tiene el cuello roto».

Hitchcock le dedica a esta chica de enfrente unos minutos, pero el prestigioso escritor francés Sébastien Ortiz la convierte en protagonista de su novela Mademoiselle Coeur Solitaire (2005), donde retoma muchas escenas de la película, pero bajo el punto de vista de ella.

Según el autor, «siempre ha ocupado en mi memoria un lugar singular y me ha llegado más que los demás personajes de la película. Es la pobre Miss Lonelyhearts. Su desesperada lucha por romper con la soledad me conmovió de manera especial, hasta el punto que me hubiera gustado estar con ella mucho más de los siete minutos que Hitchcock la dedica. Este libro está destinado a reparar esta injusticia».

Judith Evelyn (1913–1967) es la actriz que interpreta a Miss Lonelyhearts. En 1941 estrenó en Broadway junto a Vincent Price la obra de Patrick Hamilton Angel Street, más conocida como Gaslight por la versión cinematográfica. Pero su gran éxito fue en 1952 con The Shrike, de Joseph Kramm, donde causó sensación en el papel opuesto al de Angel Street, la «musaraña depredadadora y manipuladora» que encierra a su ex marido (José Ferrer) en un psiquiátrico. El propio Ferrer llevó la obra al cine en 1955 con la dulce June Allyson, pero el público no lo entendió: «June nunca llevaría a su marido a un manicomio para abandonarlo, volvería a por él».

En 1954 llegó otro gran momento teatral para Judith. Montgomery Clift regresaba al teatro, tras diez años dedicado al cine, con La Gaviota, de Antón Chéjov. La actriz, contratada en el último momento para sustituir a Stella Adler, interpretaba a madame Arkadina, la dominante madre actriz del personaje de Clift. Según cuenta Patricia Bosworth en la biografía del actor, «Evelyn se sentía incómoda e insegura en los ensayos», aunque la escritora se refiere a ella como «una distinguida actriz vienesa», cuando en realidad había nacido en Dakota del Sur. Los aplausos en el cine fueron menos calurosos. Secundaria en Sinuhé, el egipcio (1954), Gigante (1956) y Los hermanos Karamazov (1958), Escalofrío (1959) fue su última película, una serie B de William Castle con Vincent Price.

 

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es