“Fatty”, Roman y el jardinero japonés

Carrie / 06 de junio del 2018 / 12:24h.

 

Qué tienen en común Roman Polanski (1933) y Roscoe “Fatty” Arbuckle (1887-1933) más allá de que uno nació cuando murió el otro y de ser los dos figuras destacadas de la historia del cine? Pues que también son “estre- llas” de la crónica negra de Hollywood. En 1921 Roscoe fue acusado de violación y asesinato y Roman en 1977 de violación. Ambos fueron expulsados literalmente de la industria de Hollywood. El escritor Christopher Sandford va más allá y ase- gura que cuando ocurrió lo de Polanski, vio cómo «pocas veces había estado Hollywood, como grupo, tan unido contra uno de los suyos desde 1921, cuando, durante una salvaje fiesta de borra- chos en un hotel de San Fran- cisco, una starlette llamada Virginia Rappe había sufrido convulsiones violentas y había muerto después de una supuesta agresión sexual de “Fatty” Arbuckle, de 140 kilos».

En febrero de 1977, tras unas sesiones de fotos para una revista de moda, Roman Polanski era detenido acusado de violar a una chica de trece años. En libertad bajo fianza, con cinco cargos gravísimos, el cineasta se declaró culpable de uno solo (prácticas sexuales ilícitas), pero ter- minó huyendo de Estados Unidos en enero de 1978 ante la amenaza de «una pena indeterminada de cárcel». Salió de territorio americano rumbo a Londres para finalmente terminar en París. Los franceses le recibieron con los brazos abiertos, como habían hecho casi 60 años antes con “Fatty”, cuando el orondo actor viajó también a Europa tras salir absuelto de los cargos.

Roman y “Fatty” grabados en la memoria más oscura de Hollywood. Una larga lista con un nombre que va el primero, aunque no sea el más conocido. Se llamaba Francis Boggs y fue asesinado de un tiro el 27 de octubre de 1911 a los 41 años. Boggs es el hombre que llevó el cine a California cuando en el invierno de 1907-1908 suspendió el rodaje de The Count of Monte Cristo en Chicago por el mal tiempo y se trasladó a Laguna Beach. En 1909 construyó el primer estudio cinematográfico permanente en Los Angeles. Es decir, fue el fundador de lo que hoy es Hollywood. Su asesino fue Frank Minni- matsu, un jardinero japonés mentalmente perturbado al que Boggs había despedido recientemente.

A Polanski Columbia le apartó de The First Deadly Sin, el proyecto en el que trabajaba cuando saltó el escándalo. Sid Grauman retiró, tras los sucesos en el St Francis Hotel, Gasoline Gus (Fatty, nuevo rico, 1921), protagonizada por Fatty. Ridley Scott eliminó a Kevin Spacey de Todo el dinero del mundo (2017). Hasta Charlie Chaplin entra en la lista. Parece ser que el cómico se lo montaba con cantidad de menores. «Ahora tiene tanto miedo de que Photoplay lo descubra que no se atreve a pasar con el coche por delante de una escuela primaria», según dice Mary Pickford en el maravilloso libro de Jerry Stahl Yo, Fatty.

Boggs fue el primero, Harvey Weins- ten el último hasta ahora. Y precisa- mente se prepara ahora una película, al estilo Spotlight (2015), sobre la historia de cómo los periodistas de The New York Times sacaron a la luz la historia el mayor escándalo de Hollywood en déca- das, el que derribó a Weinstein. ¿Y por qué no le ofrecen a Polanski dirigirla? En 1972 el director trabajó con Jack Nichol- son en un proyecto titulado The Magic Finger, la historia de un fogoso produc- tor de Hollywood que se pasa con las actrices. La película nunca se hizo.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es