Irwin Winkler

Irwin Winkler nació el 25 de Mayo de 1931 en Nueva York, EE.UU..

Cuenta con una carrera como guionista, director y productor que abarca películas populares e influyentes que han dejado huella en la cultura actual. Gracias a su pasión por las grandes historias, atrevidas y significativas, ha acumulado un buen surtido de auténticos clásicos del cine, que acaparan entre ellos 12 premios Oscar® y otras 45 candidaturas a estos mismos premios, entre las que figuran cuatro candidaturas a la Mejor película, cada una de ellas por un filme innovador.

Winkler ha logrado semejante éxito gracias a su instinto tanto por las narraciones emotivas como por la relevancia más feroz. Siempre le han atraído temas actuales, con frescura, e incluso controvertidos, y los visionarios de talento, además de sentirse fascinado tanto por los peligros de la corrupción como por la belleza del valor y la compasión. Winkler logró inicialmente un profundo impacto al producir una serie de duros dramas humanos que ayudaron a definir el crudo panorama del cine de los años 70 y 80. Entre ellos figuran la brutalmente original historia de Sydney Pollack Danzad, danzad, malditos, acerca de los desesperados concursantes de un maratón de baile de la época de la Gran Depresión, protagonizada por Jane Fonda y Michael Sarrazin, que solidificaría la reputación de Winkler con sus nueve candidatos a los Oscar® y su condición de clásico de Hollywood.

Winkler ha seguido disfrutando de una carrera como productor tan variada y ambiciosa como siempre, con películas que van desde Atando cabos, adaptación de Lasse Hallström de la novela ganadora del premio Pulitzer de Annie Proulx, a la sexta entrega de la serie de Rocky, estrenada en 2006, Rocky Balboa. En 2011, llegó a la cartelera española de la mano de Aurum The Mechanic, `remake´ producido por Winkler del `thriller´ Charles Bronson, protagonizado en esta ocasión por Jason Statham y Ben Foster, y tiene una biografía de la leyenda del boxeo de los pesos pesados Joe Louis, que producirá junto a la compañía de Will Smith, Overbrook Entertainment.

En 1989, Winkler realizó un prometedor debut en la dirección con Caza de brujas, a partir de su propio guión, que contaba una historia ficticia sobre la época tristemente real de la caza de brujas de Hollywood, protagonizada por Robert De Niro en el papel de un destacado director al que piden que dé nombres de comunistas y Annette Benning como su mujer. La película presagiaba una carrera como guionista y director para Winkler que, al igual que su carrera como productor, se centrara en tensos dramas humanos y temas de fuerte carga política.

Su segundo trabajo como director sirvió para reunir a Winkler con Robert De Niro y Jessica Lange, en una puesta al día llena de estilo del cine negro, La noche y la ciudad, que clausuraría el prestigioso Festival de Cine de Nueva York en 1992 y se convertiría en un gran éxito de crítica. Más adelante dirigiría y produciría el drama romántico A primera vista, basado en una historia real del Dr. Oliver Sacks, protagonizado por Val Kilmer, Mira Sorvino, Nathan Lane, Steven Weber y Kelly McGillis, así como el profético `thriller´ sobre ciberdelitos La red, protagonizado por Sandra Bullock, que se convertiría en uno de los grandes éxitos de taquilla de 1995.

La carrera como director de Winkler seguiría tomando interesantes giros. Planteó una de esas preguntas que hace reflexionar, sobre qué sucede cuando un hombre se ve obligado a afrontar su propia mortalidad, en el conmovedor y complejo drama La casa de mi vida, que contaba con una excelente interpretación de Kevin Kline y un reparto con nombres como Kristin Scott Thomas, Mary Steenburgen y las jóvenes estrella en alza Hayden Christensen y Jena Malone.

Winkler cambió drásticamente de marcha para dirigir a continuación uno de sus trabajos más característicos, una encantadora y biografía musical de elegante estilo del legendario compositor Cole Porter, De-Lovely, que contaba con vistosas interpretaciones candidatos al Globo de Oro de Kevin Kline y Ashley Judd, así como formidables actuaciones de algunas de las principales estrellas musicales del pop y el rock actual, entre las que figuran Sheryl Crow, Alanis Morissette, Elvis Costello, Robbie Williams, Natalie Cole y Diana Krall, todas interpretando temas clásicos de Porter. La película fue elegida para la gala de clausura de la edición de 2004 del Festival de Cine de Cannes.

Winker empezó su carrera como productor a finales de la década de 1960, tras abandonar su compañía de representación artística. Produjo su primera cinta, el vehículo para Elvis Presley Doble problema, para el legendario director Norman Taurog (Las peripecias de Skippy, Forja de hombres). Poco después, formaría una legendaria asociación con Robert Chartoff, a través de la que produciría títulos como el clásico `thriller´ de venganza A quemarropa, que serviría como carta de presentación del director británico John Boorman para la comunidad cinematográfica norteamericana. En 1970, un ecléctico trío de producciones Winkler/Chartoff causaría sensación en el Festival de Cine de Cannes: Leo el último, de Boorman, recibió el premio al Mejor director, el filme de culto contracultural Las fresas de la amargura se hizo con el Premio del Jurado, y Danzad, danzad, malditos tuvo el honor de clausurar el festival.

Por su enorme contribución a la cultura popular, Winkler ha recibido con orgullo numerosos galardones estadounidenses e internacionales, como el de Comandante de las Artes y las Letras, la mayor distinción que concede el gobierno francés por contribuciones a las artes. En 1989, el British Film Institute (Instituto del Cine Británico) le rindió homenaje con una retrospectiva de su obra y, en 1995, Winkler se convirtió en el primer productor en tener el honor de que se exhiba una muestra de diez de sus filmes en el Festival de Cine de Deauville. También ha recibido un premio a toda su carrera del Festival de Cine de Chicago, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood Boulevard, y retrospectivas en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles, que no había homenajeado a ningún productor desde su tributo a David O. Selznick en 1980. Más recientemente Winkler recibió la distinción más importante que concede la National Board of Review, por toda su carrera como productor, que le entregó Kevin Kline en su gala anual en enero de 2007 en Nueva York.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es