Roman Polanski

Roman Polanski | Cinerama

Roman Polanski nació el 18 de agosto de 1933 en París, Francia.

de padres polacos, nació en París el 18 de agosto de 1933. Cuando tenía tres años, su familia se trasladó a Cracovia. En 1941 su padre fue deportado al campo de concentración de Mauthausen en Austria y su madre fue trasladada a Auschwitz, de donde nunca regresó. Polanski fue acogido por una sucesión de familias polacas. Esta época de su vida ha sido narrada por el propio Polanski en su autobiografía Roman (1984). “Las películas se convirtieron en la pasión más importante de mi vida; mi único escape de la depresión y la angustia que muchas veces me sobrepasaba”, dice Polanski. Después de la guerra, Polanski volvió a reunirse con su padre quien más tarde se casó de nuevo. Con 14 años, comenzó a trabajar de actor haciendo sus primeras apariciones en teatro, programas de radio y más adelante en largometrajes de cine.

En 1955 Andrzej Wajda le dio a Polanski un pequeño personaje en Pokolnie (A Generation) y más tarde en Lotna (1959), Niewinni Crzarodzieje (Innocent Sorcerers-1960) y Samson (1961) También apareció en algunos otros largometrajes, como Ewa y Czeslaw Petelski’s Wraki (Sunken Ships, 1957) y la película de Janzusz Morgenstern, Hasta Mañana, 1960. Durante esta época, Polanski asistía a la escuela de arte de Cracovia donde estudiaba pintura y artes gráficas.

En 1955 fue admitido en el curso de dirección de la escuela cinematográfica Lodz. Su primera película, La Bicicleta (1955), está basada en una experiencia personal después de haber sido atracado por un hombre que, a su vez, estaba perseguido por haber cometido tres asesinatos. Por desgracia y debido a un error garrafal en el laboratorio, se perdió la mitad del negativo y el proyecto se tuvo que abandonar. Dos años después, el director revolucionó la escuela con un corto sensacional de un minuto, El asesinato. Este corto y otro titulado Usmiech Zedbiczny (Toothy Smile), serían el presagio de los inquietantes temas que iban a reflejarse en sus destacadas películas de los años sesenta y setenta. Otros cortos rodados durante su estancia en la escuela de Lodz abrirían igualmente una amplia gama de posibilidades temáticas que él abordaría con simpatía, picardía y un tono reflexivo. De ellas, Dos Hombres y un Armario (1958), una alegre obra maestra de vanguardia que hizo por encargo para el festival de Bruselas de cine experimental, ganó la medalla de bronce en este festival. Lo más impactante de los cortos de sus primeros años era el tono intensamente nostálgico de los mismos, de los cuales Lampa (1959) y la película que hizo como proyecto de final de curso, Angeles caídos, en 1959, son los más destacables.

Polanski nunca completó el trabajo de tesis que se requería en la escuela cinematográfica, y por ello no se graduó formalmente. No obstante, la productora Kamera le dio trabajo como ayudante de dirección y, como dominaba la lengua francesa, le dieron un trabajo como asistente de dirección de Jean-Marie Drot, un director francés que trabajaba en Polonia haciendo documentales sobre la cultura polaca. También trabajó como ayudante de Andrzej Munk en Mala suerte (1960).

Entre los años 1960 y 1961 Polanski trabajó en Paris, donde dirigió y protagonizó otro corto llamado Lo gordo y lo flaco. Un año más tarde regresó a Polonia decidido a rodar su primer largometraje basado en un guión que había escrito junto a Jakup Goldberg y Jerzy Skolimowski. Pero el visto bueno de las autoridades se demoraba por culpa de la lenta burocracia y en 1962 hizo otro cortometraje, Mamíferos, que se financió ilegalmente con dinero personal de Andrezj Kostenko, que además fue el director de fotografía de la película, y por Wojtek Frykowski.

Muy pronto, Polanski comenzó el rodaje de su primer largometraje, El cuchillo en el agua. A pesar de la restringida distribución nacional y de ser repudiada públicamente por el Primer Secretario del Partido Comunista Polaco Wladyslaw Gomulka, la película fue un gran éxito en el extranjero y en 1963 recibió una nominación a un Oscar® como mejor película extranjera. Después de rechazar una oferta de hacer una versión de la misma película en Hollywood, Polanski decidió encaminar su carrera en otra dirección. En Holanda rodó La Riviere de Diamants, un capítulo de la película Las más famosas estafas del mundo (1964). Esta fue la primera vez que colaboraba con el escritor Gerard Brach.

Impresionado por el resultado de la película Noz w Wodzie, el productor Genen Gutowski fue a Munich en busca de Polanski y le convenció para que fuese a Inglaterra. En 1965, financiada por Compton Films, Gutowski produjo la primera película de Polanski en inglés, Repulsión, basada en un guión de Polanski y Brach. La película ganó el Oso de Plata en el festival de cine de Berlín y se convirtió en un director reconocido internacionalmente.

A continuación llegó Callejón Sin Salida, el proyecto mimado de Polanski y Brach, que fue rodado en Holy Island, y que en 1966 ganó el Oso de Oro del festival de Berlín. A esta película le siguió una coproducción anglo-americana conocida como El Baile de los Vampiros (1967). Polanski participa como actor en un cameo espectacular. La actriz protagonista fue Sharon Tate, con quien más tarde se casaría.

A pesar de que la película se volvió a editar por el coproductor americano y más tarde se le cambió el título por Pardon Me, But Your Teeth are on My Neck, resultó un fracaso de taquilla en Estados Unidos. Aún así, Robert Evans, el nuevo vicepresidente de Paramount Pictures, le propuso dirigir la novela de Ira Levin, La semilla del diablo. Se estrenó en 1968 siendo una de las películas más famosas de Polanski y seguramente una de las de mayor éxito comercial.

La tragedia llegó en 1969. Sharon Tate, en avanzado estado de gestación, Wjtek Fryowski, Abigail Folger y Jay Sebring, fueron brutalmente asesinados en Berverly Hills por la secta de Manson. De luto y terriblemente afectado, Polanski no podía concentrarse en el trabajo y abandonó el proyecto de United Artist, El Día del Delfín y el desarrollo de la novela francesa Papillon.

Pero en 1971 regresó dirigiendo Macbeth, obra de Shakespeare, cuyo guión adaptó para la gran pantalla junto a Kenneth Tyran. La película tuvo más éxito en el Reino Unido que en Estados Unidos y Polanski decidió quedarse en Europa para dirigir, Qué? (1972). La película fue producida por Carlo Ponti y fue un fracaso de crítica y taquilla. Polanski entonces dirigió la película que le valió un mayor reconocimiento profesional, Chinatown (1974), protagonizada por Jack Nicholson. Obtuvo 11 nominaciones al Oscar® incluyendo mejor director. Robert Towne ganó el Oscar® al mejor guión original.

Roman Polanski describe su siguiente proyecto como “fallido pero un experimento interesante”. Se trata del largometraje Un quimérico inquilino (1975) basado en la novela Le Locataire de Roland Topor. Polanski no sólo la dirigió sino que también actuó en ella dando vida al torturado personaje Trelowski, un ciudadano polaco de nacionalidad francesa cuyo paranoico descenso emocional acaba en suicidio. La película creó polémica pero está considerada como una obra maestra.

Su siguiente largometraje se basó en la novela de Thomas Hardy, Tess (1979) y fue protagonizado por Natassia Kinski. La película narra la historia de una inocencia traicionada.Tess resultó ser un éxito rotundo de crítica y taquilla ganando seis nominaciones al Oscar®, incluido el del Mejor director y llevándose finalmente tres estatuillas por la dirección de fotografía, arte y vestuario.

Después de una larga ausencia, en 1986 Polanski dirigió Piratas con Walter Matthau, una comedia de aventuras a la que siguió Frenético (1988), una película de suspense ambientada en París y protagonizada por Harrison Ford y su futura mujer, Enmanuelle Seigner. Más tarde llegaría Lunas de Hiel (1992), basada en la novela de Pascal Bruckner, Se trata de una película intransigente, divertida y honesta. A esta le siguió la aclamada La muerte y la doncella (1994), una adaptación de la conocida obra de teatro de Ariel Dorfman. En 1999, Polanski dirigió otra película de suspense basada en el libro de Arturo Pérez – Reverte, El Club Dumas, a la que se le cambió el título por La novena puerta, y protagonizada por Johnny Depp. La siguiente película de Polanski fue una adaptación de unas memorias del Ghetto Wasaw escritas por Wladislaw Szpilman, titulada El Pianista. Una autobiografía que destaca el coraje y la supervivencia en unas condiciones infrahumanas. El Pianista (2002) le permitió a Polanski explorar sus raíces polacas y las experiencias de su propia infancia. Poco sentimental y muy objetiva, la película fue mundialmente aclamada ganando muchísimos premios incluyendo tres premios Oscar® al mejor actor para Adrian Brody; mejor guion adaptado para Ronald Harwood, y mejor director para Roman Polanski. La película también se llevó la Palma de Oro en el festival de cine de Cannes y en los BAFTA ganó el premio al mejor director.

En 2005 Roman Polanski dirigió una adaptación escrita por Ronal Harwood sobre un clásico de Charles Dickens, Oliver Twist y protagonizada por Ben Kingsley en el papel de Fagin. En 2009 dirigió, coprodujo y coescribió El Escritor. La película, protagonizada por Ewan MacGregor, Pierce Brosnan, Kim Cattral y Olivia Williams, se llevó el Oso de Oro de Berlín en 2010 y el premio al mejor director. El Escritor también ganó otros seis premios de la Academia del Cine Europeo, incluidos mejor película y mejor director.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es