Crónicas desde Amazon Prime Video (II)

Alfonso Asua / 18 de febrero del 2021 / 10:59h.

Calma Total (Dead Calm) (1989) fue una película decisiva en la carrera de Nicole Kidman y, ya de paso, en la de sus compañeros de reparto, Sam Neill y Billy Zane. Cuenta Andrew Morton en su biografía de Tom Cruise que el actor «se marchó de la proyección de Calma total realmente impresionado (con Nicole) y ordenó a sus subordinados que la llevaran a Los Angeles para hacerla una audición (para Días de trueno)».

La posesión de Mary (Mary) (2019), cinta de terror y suspense en el mar que ha estrenado Amazon tras pasar por cines sin pena ni gloria, es como Calma total, ya se sabe, un barco, un grupo reducido a bordo, alta mar, tensión, asesinatos, psicópatas y fantasmas (aunque estos últimos no estaban en la película de Phillip Noyce). Pero mucho me temo que no será decisiva en la carrera de Gary Oldman, Emily Mortimer y Manuel Garcia-Rulfo. El primero no necesita que nadie haga nada más, él mismo se vale y este año podría ganar su segundo Oscar (por Mank). La segunda, está mejor, y le sienta mejor, en historias tipo La librería de Isabel Coixet. Y el tercero, que desde su México natal se está currando una carrera en Hollywood, se nota que es el que más a gusto está a bordo del barco poseído, como lo estaba en el tren de Asesinato en el Orient Express (2017) o con Los siete magníficos (2016).

Desde las islas Ábaco en las Bahamas hasta Hamilton, la capital de Bermudas, el barco Mary realiza una travesía llena de tópicos, incluida una niña con amiga imaginaria. La película es entretenida, se deja ver, pero lo más sorprendente de todo es que Oldman sustituyó en el papel protagonista al inicialmente previsto Nicolas Cage. Ver para creer.

Y de un barco a un sótano con El sótano de Ma (Ma) (2019) una de terror que sube enteros, como los subía Gary Oldman en Mary, con Octavia Spencer en el papel principal. Si Mary nos llevaba a Calma Total, Ma nos lleva a Misery (1990). Dirige Tate Taylor (el de Criadas y señoras y La chica del Tren) pero su película no es tan buena como la de Rob Reiner, William Goldman y Stephen King, aunque tiene mucho de este último.

La que sí se puede medir de igual a igual con Kathy Bates es Octavia Spencer, un Oscar por Criadas y señoras y dos nominaciones más (por Figuras ocultas y La forma del agua). Octavia es igual de buena actriz que Kathy, así que lo que esta hizo en Misery la primera lo hace en Ma, incluido colocar bien las estatuas de gatos de porcelana que hay en la mesa de su salón y que se han movido misteriosamente de sitio, todo un homenaje a una secuencia similar en Misery (1990).

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es