Crónicas desde Amazon Prime Video (XVIII): Kismet (Un extraño en el paraíso) (1955)

Alfonso Asua / 13 de abril del 2021 / 13:11h.

Pocas estrellas del cine clásico sobreveviven en nuestros días. Pero ahí tenemos a Arlene Dahl con 95 años, Gina Lollobrigida con 93, los mismos años que Barbara Rush. La francesa Micheline Presle cumple en agosto 98 y 94 su compatriota Yvonne Furneaux. Volviendo a Hollywood, Ann Blyth cumple el 16 de agosto 94 años y es una auténtica superviviente del Hollywood más eterno. Todos la recuerdan como Veda Pierce, la hija de Mildred Pierce en la película de Michael Curtiz, interpretación que le valió la primera y única nominación al Oscar de su carrera. Una trayectoria donde destacó el melodrama, Tempestad en la cumbre (1951), el cine de aventuras, El mundo en sus manos (1952), Todos los hermanos eran valientes (1953), y el drama, Para ella un solo hombre (1957), biopic de la cantante Helen Morgan donde coincidió con un jovencísimo Paul Newman. Pero esta pequeña estrella (mide 1,57) era una todoterreno y también deslumbró en musicales como este Kismet (Un extraño en el paraíso) (1955), una de sus últimas películas antes de pasarse definitivamente a la televisión.


Basada en un musical de Broadway que ganó el premio Tony de 1954, no es, desde luego, de lo mejor que podemos encontrar en la filmografía de Vincente Minnelli. Parece ser que durante el rodaje el cineasta tenía la cabeza en otra parte, concretamente en su siguiente proyecto, Lust for Life (El loco del pelo rojo) (1956), que le interesaba mucho más que este enredo totalmente kitsch de las Las mil y una noches. Hasta tal punto que se largó de la producción para empezar en Europa su ansiada película sobre Vincent Van Gogh y terminó el rodaje Stanley Donen.

El verdadero protagonista de la película es Howard Keel (1919–2004), el impulsivo y enérgico hombretón que ya había rodado Siete novias para siete hermanos (1954). Aunque solo se llevaba nueve años con Ann Blyth, este rey de los musicales interpreta a su padre, pero también tiene tiempo de seducir a otra reina de Broadway, Dolores Gray (1924–2002), maravillosa cuando le dice: “quiero que te quedes aquí» (se refiere al palacio); él responde: «¿En calidad de qué?», y ella todo poderío le contesta: «De Todo».


Ann Blyth está como siempre, encantadora haciendo de una Cenicienta en plan “Arabian Nights” y el cantante Vic Damone (1928–2018) hace de un Califa sin carisma, lo que explica que su carrera en cine fuera corta y olvidable. En cualquier caso, todo el reparto queda bajo la sombra del gran Sebastian Cabot (1918–1977), en su papel del liante visir casado con Dolores Gray.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es