Crónicas desde Amazon Prime Video (XXIII): Sin Remordimientos (Without Remorse) (2021)

Alfonso Asua / 03 de mayo del 2021 / 13:06h.

Para hablar de esta película hay que tener en cuenta cinco nombres: el director italiano Stefano Sollima, el guionista y realizador Taylor Sheridan, el escritor Tom Clancy, el productor Akiva Goldsman y el actor Michael B. Jordan.


El primero es uno de los nombres más internacionales del cine italiano, gracias sobre todo a la magnífica Suburra (2015) y a las series Roma criminal (2008–2010) y Gomorra: La serie (2014), historias de gangsters, de mafias, de bandas con las que dio el salto fuera de su país cuando fue elegido para dirigir Sicario: El día del soldado (2018).


Taylor Sheridan también son palabras mayores. Como guionista, ahí están Sicario (2015), la nominada al Oscar Comanchería (2016) y la secuela de Sicario dirigida por Sollima. Además, ha dado el salto a la dirección con dos muy buenas películas, Wind River (2017) y una que se estrenará pronto, Aquellos que desean mi muerte (2021). Todas relatos criminales, como los de Sollima pero ambientados en la América profunda.


Tom Clancy es escritor de thrillers de espías y, además, el cine y los creadores de videojuegos le han adorado desde el estreno de La caza del Octubre Rojo (1990). Siguieron Juego de patriotas (1992), Peligro inminente (1994), Pánico nuclear (2002) y Jack Ryan: Operación Sombra (2014), todas con el famoso Jack Ryan, una especie de James Bond que han interpretado en el cine Alec Baldwin, Harrison Ford, Ben Affleck y Chris Pine, y en la televisión John Krasinski en una serie con dos temporadas por ahora. Todas ellas muestran diferentes etapas en la vida de este analista de la CIA.


Tom Clancy murió en 2013 a los 66 años, y era millonario. Por ejemplo, vendió los derechos de su novela Sin remordimientos a Savoy Pictures en 1993 por 2.5 millones de dólares. La adaptación cinematográfica ha estado dando vueltas por Hollywood desde la década de 1990. En 1994, a Keanu Reeves le ofrecieron 7 millones por protagonizarla, pero rechazó la propuesta. En 1995, la preproducción estaba muy avanzada cuando Savoy Pictures cerró el proyecto con Laurence Fishburne y Gary Sinise dentro. En 2012, Christopher McQuarrie firmó con Paramount Pictures para dirigir la película, con Tom Hardy como posible protagonista y Kevin Costner en conversaciones para interpretar al otro personaje destacado de la historia, el mentor del agente. Mucho interés y eso que no es una novela de Jack Ryan, el más taquillero de los personajes de Clancy.

Sin remordimientos está protagonizada por John Kelly (en la novela John Clark), un joven Navy Seal que termina atrapado en una conspiración para enfrentar en una guerra a EE.UU. con Rusia. Una trama muy en la línea de la saga James Bond, el complot de alguien que pretende una guerra de superpotencias lo hemos visto en varias de las historias de 007, que por fin se puso en marcha cuando en septiembre de 2018 se anunció que Michael B. Jordan interpretaría dos películas basadas en sendas novelas de John Clark: Without Remorse y Rainbow Six, segundo libro de la serie dedicada al personaje. El director Stefano Sollima fue contratado en diciembre de 2018 y el rodaje comenzó en Berlín en octubre de 2019.


Tom Clancy declaró en cierta ocasión que Clark/Kelly es el lado oscuro de Ryan. Lo que está claro es que este Navy Seal que pierde a su mujer en los primeros minutos de la historia llega con la intención de quedarse, como vemos en la escena poscréditos (no se la pierdan, en ella Kelly pone nombre a la futura organización secreta cuyo objetivo será luchar contra el terrorismo internacional: Rainbow).


Pese a todo, la trama de la película poco tiene que ver con la novela, con la excepción de que el rebautizado para el cine como John Kelly es un Navy Seal. En el libro, Clark persigue en misión secreta a los capos de la droga que mataron a su novia y, al mismo tiempo, ayuda al gobierno en una misión de rescate de prisioneros de guerra.


Es muy probable que los productores de la película, con Akiva Goldsman a la cabeza (este señor tiene un Oscar por el guion de Una mente maravillosa), pensaran que era suficiente con tener al frente del reparto a Michael B. Jordan, una posible estrella gracias a Creed: La leyenda de Rocky (2015) y su secuela tres años después, elegido por la revista People en 2020 como el actor más sexy del planeta, novio de la modelo Lori Harvey y con la suficiente ambición y una especie de descaro como para anunciar que él mismo dirigirá la tercera entrega de Creed y que en ella no estará Sylvester Stallone, aunque “su espíritu estará siempre con nosotros”, según ha dicho el actor de 34 años.


Como las novelas de Tom Clancy forman un universo propio, como ocurre con Harry Potter, James Bond o cualquier héroe con saga literaria, Clark/Kelly ha tenido otros rostros en el cine porque ha sido personaje secundario en Peligro inminente (1994), interpretado por Willem Dafoe, y Pánico nuclear (2002), con los rasgos de Liev Schreiber. En Sin remordimientos vemos cómo el soldado llegó a asociarse con la CIA.
Además, en un momento de la película, se nos dice que Karen Greer, la superior del protagonista (interpretada por Jodie Turner-Smith) es sobrina de James Greer, muy amigo y mentor de Jack Ryan.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es