La mujer en la ventana: Las películas dentro de La Novela

Alfonso Asua / 11 de mayo del 2021 / 19:24h.

Anna Fox tiene 38 años, cumplirá 39 a lo largo de la novela, es psicóloga infantil, sufre agorafobia (Annagorafóbica, suele bromear) y no sale de su casa, es una apasionada del cine clásico de misterio y su segunda afición favorita es espiar a sus vecinos, a los que controla como “tiburones en mar abierto”. Así es la heroína de la novela de A.J. Finn, llevada al cine por el inglés Joe Wright en una película que se ha hecho esperar. Su estreno se ha ido retrasando por la pandemia mientras pasaba por varias manos. La mujer en la ventana empezó siendo una producción de 20th Century Fox, luego pasó a Disney tras la histórica fusión y ha terminado en Netflix, donde por fin se estrenará este viernes 14 de mayo.


En la novela Anna Fox confiesa que de niña “prefería la compañía de Gene Tierney y Jimmy Stewart a la de mis compañeros de clase”. Y cuando ve a través de su ventana lo que puede ser un asesinato en la casa de al lado, el cine de misterio se convierte en guía para resolver lo que de verdad ha ocurrido entre los reflejos de las extrañas luces de la mansión de enfrente.

Es ahí donde la novela se convierte en un placer cinéfilo. A.J. Finn nos lleva de la mano por un camino donde son nombrados más de 40 clásicos del cine, que la protagonista ve entre copa y copa, por la noche o durante una tarde de lluvia. Y como no podía ser de otra manera, el autor rinde un pequeño homenaje a la maestra Agatha Christie cuando mete en el relato la balada literaria de Alfred Tennyson La Dama de Shalott, con ese “Y el espejo se quebró de lado a lado” que dio título a una de las novelas más conocidas de la escritora (llevada al cine con Kim Novak y Elizabeth Taylor como dos estrellas de cine enfrentadas).


Son las películas las que ayudarán a Anna a descifrar el enigma. La primera que aparece es El hombre que sabía demasiado (1956), lógico, porque ella se considera “La mujer que veía demasiado”, Alfred Hitchcock es el director con más títulos aludidos en el libro y porque, por encima de todo, lo que hace A.J. Finn es un homenaje al cine del maestro del suspense. Ahí está Vértigo (De entre los muertos) (1958), película fundamental en la trama que le dará a la protagonista una de las claves para resolver el misterio. En un momento en el que no sabe qué hacer ante lo que está ocurriendo, Anna se pregunta: “¿Qué haría si estuviera en esa pantalla, si fuera un personaje de una de mis películas?”. La contestación llega rápido: “saldría de la casa para investigar, como Teresa Wright en La sombra de una duda (1943). Llamaría a un amigo, como Jimmy Stewart en La ventana indiscreta (1954). No me quedaría aquí sentada”.


Como Anna prefiere la compañía de las estrellas de cine antes que la de las personas, llama «Rita» a una mujer de la casa de al lado porque se parece a Rita Hayworth y para ella su inquilino David es como Gregory Peck tras una noche de juerga”. Otro personaje se llama Jane Russell, como la actriz de Los caballeros las prefieren rubias (1953), y otro tiene la voz de Lauren Bacall.


Y lo más importante, Anna se identifica con las heroínas de las películas, se siente como ellas, dentro de un misterio que la está volviendo loca mientras contempla “el frenético devenir de la vida a mi alrededor, pero incapaz de tomar parte de ella”. Es como Paula Alquist (Ingrid Bergman) en Luz que agoniza (1944), que enloquece poco a poco, como Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) en La semilla del diablo (1968) porque nadie la cree, como Ann Sutton (Gene Tierney) atormentada por el siniestro David Korvo (José Ferrer) en Vorágine (1950) porque se siente en “una especie de estado de hipnosis” y como Kit Preston (Doris Day) en Un grito en la niebla (1960), que vive aterrorizada por siniestras llamadas telefónicas.


El extraño misterio, lo que vio o creyó ver a través de la ventana, también se cruza con la ficción de las películas. “¿Quién puede superar lo del cadáver desaparecido?”, piensa mientras ve Las diabólicas (1955). La respuesta un par de páginas después. Y el momento cumbre de la historia, cuando ocurre lo que ocurre, y su vida se parecerá demasiado a una de esas películas, pasa mientras ve La senda tenebrosa (1947).


La trama de La mujer en la ventana transcurre en una zona residencial de Nueva York durante 23 días, desde el 24 de octubre domingo hasta el lunes 15 de noviembre, en una noche de tormenta y viento. Nuestra heroína es una cinéfila de órdago y ese es uno de los placeres de esta novela de misterio, un cruce entre La ventana indiscreta (1954), Doble cuerpo (1984) y Vértigo (De entre los muertos) (1958). El escritor A.J. Finn mezcla lo mejor del relato de Cornell Woolrich en que se basó la película con James Stewart y Grace Kelly, todos los giros del guion original de Brian De Palma y la ingeniosa red que tejieron Pierre Boileau y Thomas Narcejac en su novela D’Entre Les Morts.

Y además, Anna nos regala sus muy acertadas impresiones dignas de una forofa del cine de suspense. ¿La mejor de la serie sobre Nick y Nora Charles? La cena de los acusados (1934). ¿La peor? La canción de los acusados (1947). Tiene suficiente buen criterio como para que en su lista de favoritas aparezca Un grito en la niebla (1960). No tiene desperdicio su lista sobre películas de Hitchcock no dirigidas por Hitchcock y su observación de que El tercer hombre (1949) es la mejor película de cine negro para ver cogidos de la mano. Anna conoce lo que contestó Hedy Lamarr cuando le enviaron el guion de Laura (1944) y se sabe de memorias diálogos, como ese de La senda tenebrosa (1947) donde Humphrey Bogart le pregunta a Lauren Bacall: “¿no se siente sola viviendo sin compañía?”. Y ella contesta: “Nací solitaria”. Como la propia Anna, solitaria y “una rarita para los vecinos. Una broma para la policía. Un caso especial para su médico. Digna de compasión para su fisioterapeuta”. Y además, ha visto, o no, cómo una mujer era asesinada en la casa de enfrente.


Las Películas dentro de La Mujer en la ventana


1- La cena de los acusados (1934)
2- 39 escalones (1935)
3- Al caer la noche (1937)
4- Alarma en el expreso (1938)
5- Rebeca (1940)
6- Sabotaje (1942)
7- Enviado especial (1940)
8- La sombra de una duda (1943)
9- Historia de un detective (1944)
10- El ministerio del miedo (1944)
11- Luz que agoniza (1944)
12- Perdición (1944)
13- Laura (1944)
14- Recuerda (1945)
15- La senda tenebrosa (1947)
16- Retorno al pasado (1947)
17- La soga (1948)
18- El reloj asesino (1948)
19- El ídolo caído (1948)
20- El tercer hombre (1949)
21- Vorágine (1950)
22- Noche en la ciudad (1950)
23- Extraños en un tren (1951)
24- Miedo súbito (1952)
25- Niágara (1953)
26- Los caballeros las prefieren rubias (1953)
27- La ventana indiscreta (1954)
28- Rififi (1955)
29- Las diabólicas (1955)
30- A 23 pasos de Baker Street (1956)
31- El hombre que sabía demasiado (1956)
32- Vértigo (De entre los muertos) (1958)
33- Con la muerte en los talones (1959)
34- Un grito en la niebla (1960)
35- Charada (1963)
36- Blow-Up (1966)
37- Sola en la oscuridad (1967)
38- La semilla del diablo (1968)
39- El carnicero (1970)
40- Doble cuerpo (1984)
41- Desaparecida (1988)
42- Frenético (1988)
43- Calma total (1989)
44- La familia Addams (1991)
45- Señales (2002)
46- Wicker Man (2006)
47- Efectos secundarios (2013)

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es