Crónicas desde Amazon Prime Video (XXXV): Black Christmas (2019)

Alfonso Asua / 15 de julio del 2021 / 19:34h.

Cuenta la leyenda que Black Christmas (1974) fue la semilla de donde nació Halloween (1978). John Carpenter lo niega, pero Bob Clark (1939–2007) le contó a mucha gente antes de morir en un accidente de tráfico que durante un tiempo estuvo pensando en una secuela de su Black Christmas con el asesino arrestado y encerrado en un psiquiátrico del que se termina fugando… Resulta que, según aseguraba a todo el que quería escucharle, le contó la idea a Carpenter y éste utilizó esa premisa para crear a Michael Myers. “La historia transcurría en Halloween y pensaba titularla Halloween”, puntualizaba Bob Clark.


Como dice Jason Zinoman en el imprescindible estudio sobre el cine de terror moderno Shock Value, “las aguerridas Margot Kidder y Olivia Hussey (protagonistas de Black Christmas) son chicas adolescentes fogosas, divertidas, a veces vulgares, el prototipo de las amigas de Laurie Strode en Halloween”.
Black Christmas se convirtió enseguida en un pequeño clásico, antecedente también de la excelente Llama un extraño (When a Stranger Calls), de Fred Walton. Si con Halloween coincide en el psicópata sin identidad, con Llama un extraño lo hace en “una serie de escenas de suspense alrededor de unas bromas telefónicas y un aparato que no deja de sonar”, como cuenta Zinoman.


Las jóvenes de la hermandad femenina de Black Christmas acosadas por un asesino regresaron en 2006 a bordo de un remake dirigido por Glen Morgan, cineasta con dos únicas películas y ambas remakes de clásicos del terror serie B setenteros, esta y Willard (2003), nueva versión de La revolución de las ratas (1971). Mary Elizabeth Winstead y Katie Cassidy tomaron el relevo de Margot Kidder y Olivia Hussey. Pero este remake llegó cargado de malos presagios y desapareció sin más.
Glen Morgan era muy amigo de Bob Clark y éste llegó a ver el remake antes de morir, pero las peleas entre el director y los hermanos Weinstein envenenaron todo el proyecto, que terminó en un fracaso crítico y económico.
Tras este varapalo, Bob Clark comenzó a trabajar en una secuela directa de la película original, con Olivia Hussey y John Saxon repitiendo sus personajes. Un proyecto que nunca prosperó porque el 4 de abril de 2007, a cuatro meses de su 68 cumpleaños, el director de la excelente Asesinato por decreto (1979) y de la taquillera Porky’s (1981), se mató junto con su hijo de 22 años en un fatal accidente de coche.


Y llegamos a Black Christmas 2019, una producción del genio Jason Blum con un nuevo enfoque de la historia de acuerdo a los nuevos tiempos del Me Too. “Riley yo sí te creo” podría ser el lema de esta revisión. La historia, que se va alejando por minutos de las dos películas anteriores, está inspirada en las acusaciones de abusos sexuales contra Brett Kavanaugh, juez del Supremo nombrado por Trump. Una película de terror, muy feminista, dirigida por una mujer, Sophia Takal, sin excesivas escenas gore (se eliminaron unos 30 minutos de metraje para lograr una clasificación abierta a un público mayoritario) y donde las inquietantes llamadas telefónicas son sustituidas por mensajes de móviles.


Riley es la actriz inglesa Imogen Poots, a la que recordamos en la excelente, y esta sí sangrienta, Green Room (2015), la joven que vive con sus compañeras de hermandad en la universidad de Hawthorne College, ha sufrido una violación y nadie la cree. En el campus están asesinando a chicas y una clase con el profesor Gelson basta para comprender que en ese lugar pasan cosas muy raras. Este personaje lo interpreta Cary Elwes, casi 25 años después de La princesa prometida (1987), y está basado en Jordan B. Peterson, profesor de psicología y una especie de gurú para hombres blancos de entre 18 y 35 años que se sienten ninguneados y perdidos. Lo que pretende la película es hacer una parodia de este tipo tan real y, parece ser, tan popular en USA.
La cosa se pone realmente loca en la media hora final, las chicas son guerreras y las de la hermandad Mu Kappa Epsilon mucho más.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es