Black Narcissus (Narciso Negro) (1947), una de las 1001 películas que debes ver antes de morir

Alfonso Asua / 25 de agosto del 2021 / 17:01h.

Un grupo de monjas se trasladan a un recóndito lugar en el Himalaya para reconvertir un antiguo palacio en las montañas en un hospital escuela. Una misión peligrosa y complicada, sobre todo porque la hermana Clodagh (Deborah Kerr), elegida para liderar la misión, no está preparada para semejante desafío. También están la hermana Philippa (Flora Robson), experta jardinera que tiene muchas dudas vitales, y la hermana Ruth (Kathleen Byron), al borde de una inestabilidad permanente que puede explotar en cualquier momento. No ayuda, desde luego, la presencia en la inhóspita cumbre de Mr. Dean (David Farrar), atractivo aventurero que se pasea sin camisa y medio desnudo, lo que provocará en las monjas más de un sofoco y será el detonante de la tragedia final.


Michael Powell y Emeric Pressburger dirigieron este melodrama adaptado de la novela de Rumer Godden un año antes que The Red Shoes (Las zapatillas rojas) (1948) y para estrenar en Estados Unidos tuvieron que hacer concesiones: parece ser que el público todavía no estaba preparado para ver en pantalla a monjas al borde de un ataque de nervios, sobre todo porque todavía dominaba el recuerdo de la ejemplar hermana Mary Benedict (Ingrid Bergman) en The Bells of St. Mary’s (Las campanas de Santa María) (1945).


Narciso negro (1947) hizo mucho por las carreras de Deborah Kerr y Jean Simmons, ambas catapultadas a Hollywood tras el estreno de la película, aunque lo mejor de todo es esa rara actriz inglesa llamada May Hallatt en su papel de Angu Ayah, la fiel sirvienta y guardiana del palacio. Su interpretación excéntrica y dinámica, arriesgada e incómoda a partes iguales, se queda en el recuerdo, lo mismo que se queda su Miss Meacham en la emocionante Separate Tables (Mesas separadas) (1958), esa soltera solitaria que deambula por la pensión ajena a los conflictos y diciendo cosas como “La gente siempre me asustó un poco ¿sabe? Es tan complicada…”.


La película se rodó íntegramente en estudios en Reino Unido y algunos exteriores en Irlanda (los flashbacks sobre el pasado de la hermana Clodagh) para sorpresa de las actrices, que esperaban por lo menos un viaje a tierras asiáticas. Hasta Sabú, que murió en 1963 con tan solo 39 años, se quedó sin visitar la India, su tierra natal, durante este rodaje. Los fabulosos paisajes, con sus valles, montañas y campos son decorados, grandes pinturas que sirvieron de fondo, iluminadas por el gran Jack Cardiff, director de fotografía que con los años se convirtió en realizador.

Narciso Negro se puede ver en Amazon Prime Video.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es