Separate Tables (Mesas Separadas): David Niven, el ganador del Oscar como Actor protagonista que está menos minutos en pantalla.

Alfonso Asua / 28 de agosto del 2021 / 15:50h.

La noche del 30 de marzo de 1992 Anthony Hopkins estuvo a punto de romper un récord cuando recogió su Oscar. Su presencia en pantalla como el Dr. Hannibal Lecter en The Silence of the Lambs (El silencio de los corderos) (1991) es de 24 minutos y 52 segundos. David Niven está en pantalla en Separate Tables (Mesas separadas) (1958) 23 minutos y 39 segundos. Y ganó el Oscar. Así que sigue siendo la interpretación más corta en ganar el Premio de la Academia al Mejor Actor protagonista, y la cuarta más corta en ganar en cualquiera de las categorías principales.


Separate Tables (Mesas separadas) tuvo siete nominaciones, de las cuales ganó dos, actor principal y actriz secundaria para Wendy Hiller (1912–2003), aunque a la gran actriz inglesa, que no fue a recoger el premio, le hizo mucha gracia este reconocimento: “creo que la Academia está loca por darme este premio. Todo lo que podías ver de mí en la película era la parte de atrás de mi cabeza. A menos que den algún premio por actuar de espaldas a la cámara, no veo cómo podría haber ganado. Cortaron mis dos mejores escenas para darle más presencia a Rita Hayworth. No me importa el honor, aunque fue un gesto muy amable por su parte. Espero que este premio signifique dinero en efectivo«.


Wendy Hiller interpreta a la dueña del pequeño hotel Beauregard, en la costa del Sur de Inglaterra, una mujer “independiente y obstinada”. En un momento determinado, ella le dice a John Malcolm (Burt Lancaster)no te consiento que me zarandees, yo no soy ella”. “Ella” es Ann Shankland (Rita Hayworth), “una mujer de mundo”, una dama “esculpida en hielo”, “vacía, mimada, egoísta y embustera”. A Rita Hayworth le habían zarandeado bien años atrás cuando Glenn Ford le dio un escandaloso e histórico tortazo en Gilda (1946). John Malcolm y Ann Shankland son tal para cual: “cuando estáis juntos os destrozáis uno al otro, cuando estáis separados os destrozáis a vosotros mismos”.


Los tres están viviendo en el hotel junto con un variopinto grupo de personas. Si Separate Tables (Mesas separadas) fuera una obra policiaca, sería La ratonera, y no cuesta mucho imaginar a Miss Meacham (May Hallatt) como la Miss Marple de Margaret Rutherford. Al fin y al cabo, parece una mujer ridícula obsesionada por las carreras de caballos, leer novelas policiacas (sus favoritas, las de Mickey Spillane) y, sobre todo y lo más peligroso, observar a los demás inquilinos. A Miss Meacham le asusta un poco la gente, porque “es tan complicada… Quizás por eso prefiero a los caballos”. Igual que al Mayor Angus Pollock (David Niven) y a la joven Sibyl Railton-Bell (Deborah Kerr). A ambos les da miedo la gente, la vida y el sexo. Por eso se llevan tan bien, para escándalo de la terrible Mrs. Railton-Bell (Gladys Cooper), la madre de la chica, una terrible anciana llena de rencor que suelta prendas como esta: “las clases trabajadoras no me inspiran curiosisdad”.

Deborah Kerr (tercer año consecutivo en el que estaba nominada), David Niven y Wendy Hiller fueron los tres miembros del reparto destacados con una nominación al Oscar, pero Gladys Cooper (1888–1971) se hubiera merecido todos los premios del mundo por su soberbia interpretación de una mujer amargada que en esta ocasión pone en su mirilla de caza al pobre Mayor Angus Pollock, un hombre de mediana edad que confiesa “no me gusta tal como soy y tuve que inventar a otro”.


Laurence Olivier (1907–1989) y Vivien Leigh (1913–1967) eran muy amigos del dramaturgo inglés Terence Rattigan (1911–1977). Estrenaron en los escenarios su comedia The Prince and the Showgirl (El príncipe y la corista), escrita expresamente para ellos, y en 1957 Olivier llevó la obra al cine con Marilyn Monroe. Vivien Leigh, por su parte, le contó en cierta ocasión a Rattigan una anécdota relacionada con su vida personal y sentimental y éste convirtió el incidente en un guion titulado The V.I.P.s (Hotel Internacional) (1963). Era lógico que la pareja estuviera interesada en una de las obras más famosas del escritor, Separate Tables (Mesas Separadas). Olivier aceptó adaptarla al cine y tenía muy claro a quienes quería para interpretar al arrebatador y atormentado John Malcolm y a su ex esposa, la elegante dama de la jet set Ann Shankland: Spencer Tracy (1900–1967) y Vivien Leigh. Pero la película iba a ser una producción de la compañía Hecht-Hill-Lancaster Productions, es decir, James Hill (1916–2001), casado por esa época con Rita Hayworth (1918–1987), que sería su último marido, Harold Hecht (1907–1985) y Burt Lancaster (1913–1994). La productora se creó para poner en marcha proyectos de prestigio, habían empezado muy bien con Sweet Smell of Success (Chantaje en Broadway) (1957) y por esa línea querían seguir.


Estaba claro quién tenía prioridad para ser John Malcolm y a Ann Shankland: Burt Lancaster y Rita Hayworth. Olivier se negó, Lancaster mandaba, Olivier fue despedido y la película se puso en marcha con Delbert Mann (1920–2007), el director que había debutado por todo lo alto con Marty (1955), al mando (otras fuentes apuntan, como Alexander Walker en la biografía de Vivien Leigh, que la pareja se retiró por no estar de acuerdo con el guion).

Separate Tables (Mesas separadas) y Sweet Smell of Success (Chantaje en Broadway) se pueden ver en Amazon Prime Video

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es