Kate, la heroína de acción de Netflix que podía haber creado Luc Besson

Alfonso Asua / 17 de septiembre del 2021 / 10:20h.

Anne Parillaud en Nikita, dura de matar (1990), Milla Jovovich en Juana de Arco (1999), Louise Bourgoin en Adèle y el misterio de la momia (2010), Zoe Saldana en Colombiana (2011), Scarlett Johansson en Lucy (2014) y Sasha Luss en Anna (2019). Ellas son las chicas guerreras del cineasta francés Luc Besson.

Kate podía ser una de ellas, pero no es de Besson, es del guionista Umair Aleem (no por casualidad enfrascado ahora en la adaptación al cine de Danger Girl, la serie de cómics estadounidense creada por J. Scott Campbell y Andy Hartnell) y del director francés Cedric Nicolas-Troyan, en su segunda película tras debutar con Las crónicas de Blancanieves y la reina del hielo (2016). Y Kate es, sobre todo, de la productora Kelly McCormick, la misma de la violenta Atomic Blonde (2017), con Charlize Theron, y de la actriz Mary Elizabeth Winstead.

Kate es una asesina a sueldo que lleva ya muchos años de un lado a otro cumpliendo su trabajo como francotiradora a las órdenes de su mentor Varrick (Woody Harrelson). Pero Kate quiere «una vida» y quiere ser normal. Entonces nos adentramos en la trama del clásico D.O.A. (Con las horas contadas) (1949), de Rudolph Maté, y de su remake de 1988 con Dennis Quaid. Kate ha sido envenenada con Polonio 204 y tiene «las horas contadas» para encontrar a su asesino, que todo pinta pertenece a la Yakuza.

El escenario de la trepidante acción es Japón y hay una niña malcriada que entabla una curiosa alianza con la protagonista. También sale el actor de los Países Bajos Michiel Huisman, Daario Naharis en Juego de tronos, uno de los hermanos de La maldición de Hill House y amante asesinado de Kaley Cuoco en la curiosa The Flight Attendant. Pero sus fans se pueden olvidar, sale menos que en el famoso anuncio de Chanel Nº 5 que el actor protagonizó con Gisele Bündchen. Porque la película es de Mary Elizabeth Winstead, potente y brutal con sus gafas de sol blancas y su cigarrillo en la boca.

La actriz es de Carolina del Norte, tiene 36 años y su golpe de su suerte en esto del cine de acción fue cuando llegó Quentin Tarantino con Death Proof (2007) y luego le dieron el papel protagonista de La Cosa (The Thing) (2011), tercera versión de todo un clásico que había protagonizado antes Kurt Russell. En la tercera temporada de la serie Fargo estaba sensacional y ahí conoció a Ewan McGregor y se armó el escándalo, pero esa es otra historia.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es