La Habitación (The Room) (2019): Cuidado con las plegarias atendidas

Alfonso Asua / 05 de noviembre del 2021 / 9:34h.
kinopoisk.ru

La pareja de The Room, Matt y Kate, debería saber que si hace 45 años se cometió un terrible crimen en la casa que acaban de comprar en el campo, las cosas se van a poner muy feas en el momento en que terminen la mudanza y se instalen definitivamente. Esto no es Amityville, pero partimos de la misma base: el brutal asesinato de los anteriores dueños de la mansión abandonada. Claro que a Matt y a Kate les dan este dato bien entrada la película, cuando ya no hay marcha atrás.

Olga Kurylenko es ciudadana del mundo, una actriz que va donde la llamen. Lo mismo le da Hollywood, que Francia, que España que cualquier otro país europeo. Nació en Ucrania, es francesa de adopción y reside en Londres. Habla ruso, francés e inglés y ha trabajado con Terrence Malick, Martin McDonagh, Giuseppe Tornatore, Fernando León de Aranoa y Terry Gilliam, ha sido chica Bond y pudo ser Wonder Woman, pero los productores prefirieron a Gal Gadot. En The Room es Kate, una mujer tocada porque ha tenido dos abortos involuntarios y lo que desea de verdad es tener un hijo. Su marido Matt está interpretado por el actor belga Kevin Janssens, muy popular en su país gracias a la película DÀrdennen, donde interpretaba a un violento exconvicto.

The Room es el primer largometraje en imagen real del francés Christian Volckman, responsable de Renaissance (Renacimiento) (2006), filme de animación que mezcla el género negro y la ciencia ficción ambientado en París en 2054. 

La idea original de The Room es del propio Volckman, y se puede resumir como “la historia de una pareja que compra una casa donde hay una habitación que les concede todos sus deseos materiales”. Pero tan buenas noticias tienen truco: lo que les da la habitación (montones de dinero, cuadros, joyas) no lo pueden sacar de la casa porque se deshace como ceniza en cuanto cruza el umbral de la entrada. No sabemos si esta pareja ¿afortunada? ha leído a Santa Teresa de Jesús y su célebre “se vierten más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas”. Es decir, cuidado con lo que deseas, no sea que se cumpla. Todas las plegarias de Matt y Kate son atendidas y ahí comienza el drama que desemboca en el terror más absoluto.

Además, en la película tiene mucha importancia un asesino muy inquietante al que llaman John Doe, como el de Seven (1995), el nombre que se le da a los criminales que no aportan ninguna identidad. Hay una visita a un centro psiquiátrico, recortes de prensa antiguos que narran el suceso del pasado y alguien que grita desesperado: “la habitación me hizo hacerlo”. Un poco lo de siempre, pero, por lo menos, durante varios días la pareja se lo pasa bomba pidiendo como si no hubiera un mañana.

La Habitación (The Room) se puede ver en Movistar +

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es