Cuando Cher se convirtió en una estrella retirada de las Ziegfeld Follies

Alfonso Asua / 07 de diciembre del 2021 / 15:44h.

Estamos en Florencia, vísperas de la II Guerra Mundial. Mussolini está muy presente en el poder y un grupo de señoras inglesas y norteamericanas esperan acontecimientos. Una de ellas, la altanera Lady Hester, interpretada por Maggie Smith (Inglaterra, 1934) como si estuviera en Downton Abbey, no esconde su curiosa simpatía por el dictador italiano, y está convencida de que, por muy mal que se pongan las cosas en el mundo y en Italia en particular, el Duce la protegerá.

Otra, la excéntrica Arabella, tiene los rasgos de Judi Dench (Inglaterra, 1934) y daría su vida por salvar una obra de arte de la apisonadora nazi. Mary es más sencilla, trabaja como secretaria de un empresario textil italiano y por una serie de catastróficas desdichas termina haciéndose cargo del hijo bastardo de su jefe. Joan Plowright (Inglaterra, 1929) está adorable en ese personaje.

Georgie es lesbiana y enreda por un lado y por otro, siempre alerta, siempre seduciendo. Lily Tomlin (USA, 1939), que está casada con la guionista y productora Jane Wagner desde 2013, interpreta este personaje como si estuviera escrito para ella, lo cual no fue exactamente así.

Y Cher (USA, 1946) aparece fascinante y sofisticada haciendo de Elsa Morganthall Strauss-Almerson, la norteamericana y multimillonaria caza maridos de origen judío que en su juventud fue una estrella de las Ziegfeld Follies, las revistas musicales de Broadway creadas y dirigidas por el empresario teatral Florenz Ziegfeld que hicieron furor a principios del Siglo XX. Esta fue la primera vez que la estrella cantó en una película, aunque ella había triunfado antes en la música que en el cine. 

Semejante reparto solo lo pudo reunir un grande. Fue Franco Zeffirelli (1923-2019) en 1999 en la película Té con Mussolini, penúltima de su filmografía pues luego sólo rodaría una más: Callas Forever (2002). El director italiano, nominado al Oscar por su célebre Romeo and Juliet (Romeo y Julieta) (1968), volcó en la historia recuerdos de su propia infancia y, sin ser una película estrictamente autobiográfica, el guion del inglés John Mortinmer (1923-2009), padre de la actriz Emily Mortimer y suegro del actor Alessandro Nivola, reflejaba mucho de lo que Zeffirelli vivió de niño. 

Estalla la guerra, Italia se pone del lado de Alemania y declara enemiga a Inglaterra. Estados Unidos entra en la batalla tras el ataque de Pearl Harbor, noticia que el grupo de amigas oyen por la radio. El escenario cambia radicalmente y las damas van de un lado a otro, arrestadas o liberadas, según van llegando las trágicas noticias del mundo. Y con ellas Luca, primero niño y luego adolescente, que aprende a vivir mientras se deja cuidar por ese grupo de señoras tan maravillosas.

Según confesó tiempo después Cher, la única razón por la que aceptó el papel fue porque Franco Zeffirelli le dijo que solo podía verla a ella y a ninguna otra actriz en el papel de Elsa. La actriz ya era una estrella cinematográfica gracias a una buena racha que había comenzado con Silkwood (1983), siguió con Mask (Máscara) (1985) y terminó con The Witches of Eastwick (Las brujas de Eastwick) (1987), Suspect (Sospechoso) (1987) y Moonstruck (Hechizo de Luna) (1987), la película por la que ganó el Oscar.

Té con Mussolini se puede ver en Movistar Plus

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es