Being the Ricardos: Todos los premios para Nicole y su ronca voz

Alfonso Asua / 10 de enero del 2022 / 16:32h.

Cuando se estrenó en cines el musical Ante todo, Mujer (Mame) (1974), la crítica la tomó con Lucille Ball por su voz ronca y la actriz respondió: “Mame se quedó despierta toda la noche bebiendo champán. ¿Cómo esperabas que sonara? ¿Como Julie Andrews?”. Luego dijo que hacer esta película “fue tan divertido como ver cómo se quema tu casa”. Lo cierto es que su fracaso casi arruina la carrera del productor Gene Saks y que ella juró no volver a hacer una película nunca más. Un año antes se había estrenado El exorcista y la pesadilla terminaba con un chiste sobre la propia Lucille, cuando el detective Kinderman le dice al padre Dyer que tiene invitaciones para ir a ver al cine Cumbres borrascosas con Jackie Gleason en el papel de Heathcliff y Lucille Ball como Cathy.

La estrella cumplió su promesa, nunca más intervino en una película y dejó su voz aguardentosa para la televisión. En Being the Ricardos se reproducen varios sketch del popular show de Lucille Ball y en uno en concreto, ambientado en un viñedo italiano, Nicole Kidman clava la voz y los gestos de Lucille. Por eso ha ganado el Globo de Oro.  

La película del guionista Aaron Sorkin, tercera como director tras Molly’s Game (2017) y El juicio de los 7 de Chicago (2020), está montada como un falso documental donde se repasa la vida de Lucille Ball desde que conoce al cubano Desi Arnaz hasta que ambos triunfan en la televisión con Te quiero, Lucy (1951-1957). Lo importante es la semana durante la cual se graba el capítulo 37 del show, cuando Lucille es acusada de comunista, Desi está descontrolado en sus juergas y el programa más visto de la televisión norteamericana corre peligro de ser cancelado. Si el año pasado veíamos Mank, cine dentro de cine, ahora con Being the Ricardos salimos ganando porque es mejor esta de Sorkin que la de Fincher. Además de disfrutar con Javier Bardem en el mítico Ciro´s a ritmo de salsa, la película tiene un guion que debería ganar todos los premios (la escena del bar entre Lucille y su compañero de reparto William Frawley, interpretado por J.K. Simmons, es magistral), tiene a Kidman y tiene a Desi Arnaz, es decir, Javier Bardem, intentando convencer a su mujer de que ser comunista es la peor de las opciones, lo cual no deja de tener su gracia.

Mank nos enseñaba muchas cosas sobre la industria del cine, pero esta hace lo mismo, mejor y con más gracia. En una escena, Lucille acude al despacho de Charles Koerner, vicepresidente de producción de RKO. Koerner podía haber salido también en Mank porque es conocido por ser el hombre que despidió a Orson Welles del estudio. El ejecutivo le dice a la actriz: “Ahora tienes 35 años”. Ella responde: “¿Eso es un problema”. Y Koerner la fulmina con un “el problema es que tienes 39 en realidad”. Entonces, como a Orson, la despide. Unos 15 años después, Ball y Desi Arnaz serían los dueños de RKO.

Pero como alguien dice en Being the Ricardos, “hubo una época en que Lucille Ball iba a actuar en películas de verdad”. Un tiempo en que era una seria candidata para sustituir en los repartos a las “reinas” Rita Hayworth y Judy Holliday. Como es el caso de su favorita de entre todas las películas que hizo, el drama Su última danza (The Big Street) (1942), donde sustituyó en el papel de una artista de un club nocturno a las previstas Barbara Stanwyck y Jean Arthur porque el productor Damon Runyon apostó por ella. 

También hubo un tiempo en que Being the Ricardos estaba en manos de Cate Blanchett, entusiasmada con interpretar a Lucille Ball. Cuando se le preguntó sobre este proyecto, la actriz le dijo al Hollywood Reporter en octubre de 2018 que llevaba obsesionada con Lucille mucho tiempo. «Entras en un set de rodaje en Estados Unidos y los baños masculinos y femeninos se llaman Desi y Lucy», dijo. «Tal es su influencia».

Tiene gracia que Lucille no fuera nunca en sus tiempos en la RKO una primera opción en los repartos y que Kidman tampoco lo fuera en esta ocasion. Blanchett saltó del barco y parece ser que Jennifer Lawrence estuvo un tiempo ligada al proyecto, claro que eso fue antes de que los fans de Will & Grace hicieran campaña para que le dieran el papel a Debra Messing.

La película está producida, entre otros, por Lucie y Desi Arnaz Jr., los dos hijos de la pareja. Es justo que la última palabra la tengan ellos: “es increíblemente increíble, una gran película que realmente capta la época. Nicole Kidman es el alma de mamá. Javier Bardem no se parece a papá, pero tiene todo lo que tenía él. Tiene su ingenio, sus encantos, sus hoyuelos y su musicalidad».

Being the Ricardos se puede ver en Prime Video

Cosas que se han dicho (1 comentario)

Usuario | Cinerama

2mightn't

hace 2 semanas

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es