¿Por qué no hice esa película?

01 de diciembre del 2021 / 16:00h.

 

En esta ocasión hablamos no de los que se arrepintieron de intervenir en determinada película, más bien estos se arrepintieron de rechazarla.

Como Paul Newman, muy sincero cuando confesó que «fue una estupidez por mi parte rechazar All that Jazz. Fui tan idiota que no tuve en cuenta cuál sería la contribución de un director como Bob Fosse. Es lo que se dice una metedura de pata».

Clint Eastwood es más sarcástico al hablar de su no a Los gritos del silencio: «Me la ofrecieron, pero no me pareció buena idea que un WASP de la Costa Oeste interpretara a un reportero judío de la Costa Este».

Michael Douglas, por su parte, reflexiona sobre sus comienzos con cierta amargura y cuenta por qué no estuvo en Starman: «Antes de Wall Street y Atracción fatal, que se estrenaron con tres meses de diferencia en 1987, era tan solo un actor televisivo que intentaba buscarse un camino en el cine. Por eso Columbia vetó que protagonizara Starman (1984)».

Pero la historia del cine está llena de casos como estos.

Robert Redford: Me ofrecieron el papel de Dustin Hoffman en El graduado y lo rechacé. No parecía un chico de 21 años que nunca se hubiera acostado con una chica.

Paul Bettany: Fue un honor saber que El discurso del rey se había escrito pensando en mí. Pero la rechacé para poder pasar más tiempo con mi familia. Creo que me arrepentiría mucho más de ver a mis hijos dentro de unos años y pensar que no soy yo el que les ha criado, que rechazar algún papel, aunque resultara un tremendo éxito. Además, ¿quién dice que yo lo hubiera hecho tan bien como Colin Firth?

Rupert Everett: Sharon Stone me comentó que estaba preparando la secuela de Instinto básico y que quería que me entrevistara con David Cronenberg, el director contratado en aquel momento. Sharon quería que yo fuera el protagonista. David y yo sintonizamos enseguida y él me confirmó que había encontrado al actor perfecto. Fue entonces cuando se desató la tormenta. Mi agente me aseguró que los ejecutivos del estudio nunca aceptarían a un homosexual para ese papel.

Chris Cooper: Leí el guión de Machete porque me ofrecieron el personaje del senador McLaughlin y me pareció la cosa más absurda que he visto nunca.

Sam Worthington: Me llamaron para el casting de Casino Royale, pero tenía la sensación de que yo no iría a ver una de Bond conmigo de protagonista. No podía entrar en el personaje, así que leí todos los libros y vi todas las películas y me dije que valía la pena intentarlo. Nos llevaron a todos en avión a ver a Martin Campbell y pasamos unos días filmando en Pinewood, después tomaron la decisión y eso fue todo.

Zac Efron: Sé que mis fans me querían en el remake de Footloose. Y ellos son lo mejor. Pero no es decisión suya, y mi responsabilidad es llevarles la delantera.

Owen Wilson: Eliminaron mi personaje de El emperador y sus locuras a pesar de que era el protagonista. Después de dos años participando en sesiones de grabación de voz, me llamaron para explicarme que iban a tomar un rumbo diferente, cambiaron de director y sacaron a mi personaje y al de Carla Gugino.

Elsa Pataky: Me hacía mucha ilusión el personaje de Sigrid en El Capitán Trueno, incluso lo promocioné en Cannes, pero el proyecto llevaba una eternidad en marcha y las fechas cambiaban continuamente.

Keira Knightley: No abandoné la cuarta entrega de Piratas del Caribe, me abandonaron ellos. Simplemente no me llamaron. En cualquier caso, es cosa del pasado.

Maribel Verdú: No hice Asalto al tren del dinero porque no me dieron permiso los productores de la serie Canguros. Bueno, sí me lo dieron, pero, aunque sólo tenía diez días de trabajo, el contrato americano me obligaba por si acaso a estar los cinco meses que duraba el rodaje.

Amanda Seyfried: Hice todo lo posible para resolver mi situación con la serie Big Love para poder participar en Sucker Punch. Hablé con los ejecutivos de Viacom, con el director de HBO, escribí una carta a los guionistas donde les decía que me había surgido la oportunidad de trabajar con Zack Snyder… Pero no me hicieron caso y terminó generando un distanciamiento bastante feo entre ellos y yo.

Phillip Noyce: Comprendo que Tom Cruise no quisiera hacer Salt, me parece un punto de vista válido porque ese personaje, en cierto sentido, ya lo había hecho. Sería como interpretar al hermano o al primo, demasiado parecido a algo que ya has encarnado en otra película.

Brett Ratner: Lo que pasó realmente es que la versión de Superman que yo quería hacer era tremendamente cara, porque queríamos mostrar una guerra civil en Kryptón. Y a los de Warner construir un planeta les pareció un poco caro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es