El regreso al cine de Oriol Paulo, una de las noticias del año

22 de junio del 2021 / 10:12h.

 

 

El Cuerpo, Contratiempo y Durante la tormenta, son las tres obras maestras del cine de suspense de Oriol Paulo. El Inocente, en Netflix, ha sido una buena noticia, pero el cine necesita a este joven director que algún día será reconocido como se merece (en España, porque fuera ya lo está siendo).

Ya es un hecho que Paulo regresa a la gran pantalla para adaptar una de las novelas más conocidas y prestigiosas de la literatura española, Los renglones torcidos de Dios. 

La novela publicada en 1979 por Torcuato Luca de Tena, y que supone ya un clásico que sigue captando nuevos lectores año tras año, narra la historia de Alice Gould, una investigadora que se interna en un hospital psiquiátrico siguiendo la pista de un caso en el que está trabajando.

Bárbara Lennie, se meterá en la piel de la protagonista de la película y Eduard Fernández interpretará al director del sanatorio, Samuel Alvar. Completan el cast rostros conocidos cómo Loreto Mauleón (Patria, El secreto de Puento Viejo), Javier Beltrán (Las leyes de la frontera, El inocente), Pablo Derqui (La linea invisible, La caza. Monteperdido)Fede Aguado (Mar de Plástico, La peste) Adelfa Calvo (La isla mínima, El autor, El verano que vivimos), entre otros.  

Lennie y Paulo trabajan por segunda vez juntos después de Contratiempo, que, a día de hoy sigue siendo una de las películas no estadounidense o asiática más taquillera en la historia de China con más de 25 millones de dólares de recaudación.

 “El principal motivo para hacer la película era meterme en el mundo de Alice Gould, desde el respeto por el clásico y con la libertad de soñarla junto a Bárbara Lennie” – Oriol Paulo

El guion de la película lo firma el propio Oriol con el dramaturgo y guionista, Guillem Clua, ganador del Premio Nacional de Literatura Dramática en 2020. Repiten tándem, tras coescribir la reciente miniserie de éxito, El inocente.

El rodaje, que arrancó el pasado mes de mayo, se extenderá durante 9 semanas en diferentes localizaciones de Tarragona y Barcelona.

En la producción de la película, destaca el desafío que supuso conseguir un sanatorio de los años 70, el cual se pudiese usar con libertad para rodar. Ello se logró haciendo una gran inversión en la antigua Fábrica de la Tabacalera de Tarragona, en desuso desde hace más de 15 años, donde se hizo una excelente labor de reconstrucción y jardinería.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es