Agatha Christie y su tormentosa relación con el cine

25 de enero del 2022 / 13:20h.

 

 

¡No me hable de derechos cinematográficos! Sólo de oír esas palabras me hierve la sangre. Ya sabe lo que opino sobre esa cuestión: he sufrido demasiado”, le dijo en cierta ocasión Agatha Christie (1890-1976) a su agente. Y es que la escritora inglesa tuvo una tormentosa relación con el cine, hasta el punto de afirmar que se había ahorrado bastantes desilusiones manteniéndose alejada de él. Por eso, de vivir ahora, Christie estaría de los nervios, pues la gran pantalla se ha vuelto a acordar de ella tras unos años en los que sólo la televisión parecía tener interés en la obra de la gran dama del crimen.

A Agatha Christie por no gustarle, no le gustaba ni siquiera el clásico de René Clair Diez Negritos (1945), la primera adaptación de su obra que se hizo en Hollywood. Tampoco quedó contenta con las cuatro películas que MGM rodó con la Miss Marple de Margaret Rutherford, sobre todo con Después del funeral (1963), que consideraba “increíblemente estúpida”. Pero peor fue con la última de las cuatro, Asesinato a bordo 81964), ya que MGM se atrevió con un guion original sin nada que ver con la obra de la escritora.

El fin de su relación con MGM (y por extensión con el cine) fue cuando intentó impedir que Detective con rubia (1965), basada en su novela El misterio de la guía de ferrocarriles, llegara al cine porque no quería que Poirot acabase convertido en una especie de “detective de los bajos fondos”, como apuntaba el guion. Una nueva adaptación de Diez negritos (1965), de George Pollock, el director de las películas Rutherford/Marple, remató el desastre y Christie se olvidó para siempre del cine, un medio que consideraba sólo había hecho justicia a su obra con Testigo de cargo (1957), de Billy Wilder.

Muchas más alegrías llegaban del teatro, porque el cine seguía haciendo de las suyas con sus textos. La noche sin fin (Endless Night) (1972), que se puede ver en Filmin, fue la última película del director Sidney Gilliat (1908-1994), también guionista de largo recorrido que adaptó para Alfred Hitchcock Alarma en el expreso (1938), que no era de Christie, era de Ethel Lina White, pero lo parecía. La noche sin fin parece, efectivamente, no tener fin, y es aburrida como aburrido es su reparto pese a la presencia de dos actrices ligadas a 007: la sueca Britt Ekland (El hombre de la pistola de oro) y la canadiense Lois Maxwell (eterna Miss Moneypenny). Hasta George Sanders está desaprovechado y se suicidaría cinco meses después de terminar el rodaje, aunque el motivo no fue por haber hecho esta película. El final del misterio se parece demasiado al de Muerte en el Nilo y, como era de esperar, a Christie no le gustó nada esta adaptación.

Poco después, Lord Mountbatten convenció a la escritora para que cediese los derechos de una de sus novelas predilectas. Asesinato en el Orient Express (1974) sí le gustó, impresionada con los medios de producción, el estelar casting y con la interpretación de Albert Finney como Poirot, por la que el actor recibió una nominación al Oscar.

Luego llegarían Muerte en el Nilo (1978), El espejo roto (1980) y Muerte bajo el sol (1982), de los mismos productores, pero esas ya no las vio Christie.

La televisión ha seguido con la obra de la dama del crimen con gran éxito. Series de muchos capítulos con Poirot y Miss Marple, Tv movies de toda condición, miniseries de prestigio (Diez negritos, Testigo de cargo, Inocencia trágica, El misterio de la guía de ferrocarriles, El misterio de Pale Horse) y películas más o menos conseguidas (Cita con la muerte, Culpable de inocencia, L’heure Zéro, La casa torcida) han mantenido vivo el legado.

Las nuevas versiones de Asesinato en el Orient Express (20179 y Muerte en el Nilo (estreno en Febrero) han elevado el listón, por Kenneth Branagh, por los costes de producción y por la calidad de sus intérpretes.

El último en subirse al carro del misterio ha sido Ben Affleck, que lleva tiempo diciendo que quiere dirigir y protagonizar una nueva versión de Testigo de cargo. Por si acaso, él ha avisado: «Mi próximo proyecto es una nueva versión de Testigo de cargo, la excelente obra de Agatha Christie que rodaré de una manera muy teatral. ¡Ben Affleck remakea a Billy Wilder! ¡ A la hoguera con él!”.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es