Bertrand Tavernier

Bertrand Tavernier nació el 25 de abril de 1941 en Lyons, Francia.

Bertrand Tavernier decidió de pequeño que sería director de cine. A los 14 ya era un asiduo de la Cinemathèque (la filmoteca nacional), donde descubrió el impacto de las películas de Renoir, Fritz Lang y Buster Keaton. Debutó como ayudante de Jean-Pierre Melville en Léon Morin, Prêtre. En 1974, su primer largometraje, El relojero de Saint Paul, obtuvo el Oso de Oro en el festival de Berlín y el Hugo de Plata en el de Chicago. Que la fête commence (1975) y El juez y el asesino (1976) recibieron numerosos premios en Francia. En 1977 coprodujo su primera película: Dos inquilinos. Más tarde, en 1980, realizó La muerte en directo en Escocia. Rodado en inglés y protagonizado por Romy Schneider y Harvey Keitel, el filme hizo a Tavernier merecedor del reconocimiento internacional. El mismo año rodó Une semaine de vacances con Nathalie Baye. En 1982 adaptó la novela de Jim Thompson (Pop 1280) Coup de Torchon con Philippe Noiret e Isabelle Huppert. En 1984, Un domingo en el campo recibió varios galardones, incluyendo el de Mejor Director en Cannes y los premios de las críticas neoyorquina y británica. Herbie Hancock ganó el Oscar por la banda sonora de la película.

Tavernier plasmó la Guerra de los Cien Años en La pasión Béatrice en 1987 y la Primera Guerra Mundial en la taquillera La vida y nada más. Philippe Noiret ganó el César (premio de la Academia Francesa) y el Félix (premio europeo) al Mejor Actor por su interpretación en La vida y nada más. Bertrand Tavernier ha dirigido también varios documentales, incluyendo dos de largo metraje: Philippe Sopault (en colaboración con Jean Aurenche) y Mississippi blues en 1984 (codirigida por Robert Parrish). Después de Daddy Nostalgia (1990), Tavernier regresó a la realización de documentales en 1991 con La Guerre sans nom, una película de cuatro horas sobre la guerra de Algeria. En Ley 627, describió la corrupción en una comisaría de policía francesa. Le siguió La hija de D’Artagnan en 1994. Aceptó la propuesta de Riccardo Fredda de dirigir la película a una semana de empezar la producción. Con La carnaza (1995), recibió el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Capitán Conan, en 1996, le hizo merecedor del César al Mejor Director, así como a Philippe Torreton en la categoría de Mejor Actor. Hoy empieza todo (1999) abordaba la lucha de un profesor y administrador por hacer frente a la recesión en la Francia septentrional. El filme fue galardonado con el premio del público en el festival de San Sebastian. Jacques Gamblin consiguió el Oso de Plata al Mejor Actor en Salvoconducto (2002) y aparece junto a Isabelle Carré en Holy Lola (2004), también de Tavernier. Ésta última narra la historia de una pareja y su ardua búsqueda, que se convertirá en la experiencia más enriquecedora de sus vidas: la adopción de un bebé camboyano. En 2007, Tavernier rodó En el centro de la tormenta en Estados Unidos.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es