Christopher Lambert

Christopher Lambert nació el 29 de marzo de 1957 en New York, EE.UU..

Aventura, acción, comedia, drama, historias épicas, ciencia ficción, melodrama, fantasía, thrillers… No hay género que se le escape a Christopher Lambert, uno de los pocos actores franceses verdaderamente internacionales. Capaz de interpretar a un prisionero en una celda futurista, (Fortaleza infernal), un empresario perseguido por la mafia japonesa (Presa de la secta), un campeón de ajedrez (Jaque al asesino), un moderno príncipe azul (Arlette) o el Dios del Trueno (Mortal Kombat), Lambert se introduce instantáneamente en la piel de muchos y muy diversos personajes. Un día es inmortal (Los inmortales), el siguiente se convierte en el aprendiz de un sicario (Max y Jeremie).

Nacido en los Estados Unidos, Christopher Lambert se crió en Suiza, donde se reveló su vocación gracias a su participación en el teatro escolar. Su unió a The Conservatoire en París, y lo dejó tras dos años. Tras su paso por The Conservatoire trabajó en papeles pequeños de unas cuantas películas francesas, y llamó la atención de los productores haciendo de delincuente de poca monta en Le Bar du Telephone. En 1982, Hugh Hudson lo seleccionó entre cientos de candidatos para ser Tarzán, un papel que lo lanzó al estrellato internacional. Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos fue un gran éxito en todo el mundo. Tras protagonizar Palabras y música para el guionista y director Elie Chouraqui, Christopher se sumó a Luc Besson en En busca de Freddy, por la que recibió el premio César a Mejor Actor. Su encuentro con Russell Mulcahy en 1986 dio lugar a una película inolvidable en la que interpretó al inmortal Connor MacLeod. Tal fue el éxito de Los inmortales que tuvo dos secuelas en el cine y dos series de televisión y un dibujo animado.

Profesional, calmado y reservado, Christopher Lambert siempre se ha dedicado a variar su ecléctica cerrera, pasando exitosamente de la acción (Deux Doigts sur la Gachette, Tashunga) a la comedia (Hercule et Sherlock, Arlette), y de thrillers (Jaque al asesino) a la ciencia ficción (Fortaleza infernal, Mortal Kombat).

En el trascurso de su impresionante y diversa carrera, Christopher ha trabajado con un panteón de respetados directores, guionistas y productores incluyendo a Elie Chouraqui, Michael Cimino, Claire Devers, Stuart Gordon, Russell Mulcahy, Claude Zidi, Hugh Hudson y Luc Besson. Christopher es además un talentoso productor. Ha producido Genial Mes Parents Divorcent! y Neuf Mois, dos comedias muy populares y grandes éxitos del cine francés en el extranjero.

Con Gideon (Drama – 1998), Resurrección (Thriller – 1998), Druidas (Historia épica – 1999), Los inmortales: Juego final (Acción – 1999) y En el punto de mira (Acción Thriller – 2000); Just Like You (Drama – 2002), Janis y John (Comedia – 2003), Dalida (Drama – 2004) y El inquisidor (Thriller histórico – 2005), Christopher Lambert siguió ampliando aún más su variedad cinematográfica. La variedad de papeles que interpreta es su forma de no permanecer en un género particular. En los últimos años Christopher se ha centrado en el cine europeo con películas como Trivial, dirigida por Sophie Marceau (2007), The Bedside Man, dirigida por Alain Monne (2009) y la película aclamada internacionalmente White Material, con Isabelle Huppert y dirigida por Claire Denis (2010).

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es