David Arnold

David Arnold nació el 27 de febrero de 1962 en Luton, Reino Unido.

Uno de los compositores ingleses más populares y con mayor éxito, nació en Luton, Inglaterra, y ahora vive y trabaja en Londres.

Tras pasar gran parte de su juventud tocando en bandas de instituto, orquestas, salas de fiesta, pubs y salas de conciertos, tocando el clarinete, la guitarra y los teclados, la pasión de Arnold empezó a cambiar de la composición y la interpretación a la composición, los arreglos y la producción. Criado en Luton, una ciudad industrial a unos 50 kilómetros al norte de Londres, conoció a un amigo entusiasta del cine, Danny Cannon, y decidieron hacer películas juntos.

En pocos años, habían realizado numerosos cortometrajes, y Danny decidió asistir a la prestigiosa National Film and Television School, y David continuó realizando la banda sonora de los filmes que Danny hizo siendo estudiante. La película de su graduación, Strangers, la mucho la atención de los profesionales cinematográficos.

David estuvo componiendo, orquestando y dirigiendo bandas sonoras del mismo modo que lo había venido haciendo para los otros 23 cortometrajes que había escrito en los tres años anteriores, encontrando su estilo al hacerlo, en lugar de que le enseñaran.

El interés suscitado por Strangers permitió a Danny conseguir su primer trabajo profesional, The Young Americans, protagonizada por Harvey Keitel y Viggo Mortensen. Danny convenció a los productores para que dejaran a David realizar la banda sonora de la película, y con un presupuesto bajo y 1 día de grabación se creó la banda sonora de The Young Americans.

David Arnold se ha convertido en uno de los compositores más respetados y con más talento del cine británico, alternando sin esfuerzo la grandiosidad orquestal de películas como Stargate (1994) o Independence Day (1996) (por la que recibió un premio Grammy) con ritmos y melodías más contenidas y urbanas en películas como Shaft (2000), Nunca más, Changing Lanes (2002) y A todo gas 2 (2003).

Además, y de forma muy significativa, David Arnold ha ocupado con éxito el puesto de John Barry como compositor de las mundialmente famosas películas de James Bond, habiendo escrito la música para El mañana nunca muere (1997), El mundo no basta (1999) y Muere otro día (2002).

Aparte del mundo del cine, David mantiene una carrera de gran éxito como productor de discos y compositor, habiendo trabajado con diversos artistas contemporáneos, entre los que se encuentran k.d. lang, Pulp, Chrissie Hynde, Iggy Pop, Garbage, David McAlmont, Martina Topley-Bird, Natasha Bedingfield, Aimee Mann, George Michael y Damien Rice.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es