Jason Alexander

Jason Alexander nació el 23 de septiembre de 1959 en Newark, EE.UU..

La figura de George Costanza, creada por el versátil actor, guionista y director Jason Alexander, ha sido considerada por Entertainment Weekly como uno de los «mejores adlátares de todos los tiempos» (el tercero tras Robin y Tonto). El desventurado, irreflexivo, y neurótico hombre corriente que encarnó durante nueve temporadas en la serie de la NBC, Seinfeld (Seinfeld, 1990-1998), le significó seis nominaciones a los Emmy y cuatro a los Globos de oro, además de lograr el premio American Television y dos American Comedy al mejor actor secundario en serie de televisión. La Screen Actors Guild (SAG) fue más allá y le concedió el título de mejor actor en serie cómica, pese a que su papel era como actor secundario. Por otro lado, lideró una encuesta de lectores y críticos de TV Guide que le consideró uno de los 10 primeros personajes en la historia de la televisión. Seinfeld permanence como la serie televisiva de media hora más célebre del mundo.

Pero este hombre es mucho más que este papel icónico.

Quince años antes de Seinfeld, Alexander estaba erigiendo una carrera que estaba incluyendo papeles ganadores del Tony en Broadway así como apariciones en películas de alto presupuesto y proyectos televisivos, además de dedicarse a la producción, escribir e incluso dirigir, haciendo de él en consecuencia una de las estrellas más codiciadas del país. Tras estudiar en la facultad de bellas artes de la Universidad de Boston, se trasladó a Nueva York en pos de una carrera teatral.

Tras ganar el Tony en 1989, Alexander integró el reparto de dos proyectos que cambiarían la dirección de su carrera y de su vida. El primero fue su papel como el abogado astuto y misógino de Richard Gere en Pretty Woman (Pretty Woman, 1990). Ése papel hizo que su rostro deviniera reconocible a nivel nacional, aunque fuera uno que las mujeres más bien querían abofetear. El segundo fue el papel de George en Seinfeld, el cual le hizo célebre a nivel internacional como figura que algunos abofetearían y otros abrazarían, pero que todos apreciaban.

Desde que se trasladó a Los Ángeles, el cine y la televisión han absorbido todo su trabajo.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es