Stephan Elliott

Stephan Elliott nació el 27 de agosto de 1964 en Sydney, Australia.

Stephan Elliott se hinchó a grabar centenares de bodas entre los 13 y los 18 años, hasta tal punto que ahora se pone enfermo con sólo oír los primeros compases de un vals nupcial. Se introdujo en la industria del cine trabajando como asistente de dirección y editor en diversas películas australianas infumables antes de sentarse por primera vez en la silla del director a los 26 años con Frauds, comedia protagonizada por Phil Collins y Hugo Weaving que formó parte de la selección oficial del Festival de Cine de Cannes en 1993.

Seguidamente presentó su segunda cinta, basada en un guión que pergeñó en 12 días viajando por el sur de Francia: Las aventuras de Priscilla, reina del desierto (The Adventures of Priscilla, Queen of the Desert, 1994), con Terence Stamp, Hugo Weaving y Guy Pearce como protagonistas. Priscilla se convirtió en uno de los mayores éxitos del cine australiano de todos los tiempos, cosechando los premios Oscar, BAFTA y AFI al mejor vestuario, maquillaje y peluquería. Además, la película fue nominada al premio WGA del Gremio de Guionistas y a un Globo de Oro a la mejor comedia o musical.

Elliott practicó un verdadero suicidio profesional cuando consiguió proyectar en Cannes 1997 su comedia negra inacabada Welcome to Woop Woop, con Rod Taylor, Barry Humphries y Rachel Griffiths en los papeles protagonistas. La película fue abucheada en el Palais des Festivals y desde entonces se ha convertido en un enorme éxito de culto. Para compensar, tomó un cambio de rumbo con Ojos que te acechan (Eye of the Beholder), thriller protagonizado por Ewan McGregor, Ashley Judd, K. D. Lang y Jason Priestley. La película se presentó en Venecia en 1999 y ganó el Cuervo de Oro en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas, premio que ya obtuvo anteriormente con Frauds. También es, curiosamente, el número uno de taquilla en Estados Unidos de menor recaudación de la historia.

Stephan Elliott dio un giro interesante a su carrera en 2004 mientras buscaba inspiración en los Alpes: sufrió una caída esquiando y se fracturó la pelvis, las piernas y la columna. Tras cuatro años de recuperación, volvió a la carga con Priscilla: The Musical (que se estrenó en Broadway en 2007) y con la adaptación de una obra de Noël Coward, Una familia con clase, con Jessica Biel, Ben Barnes, Colin Firth y Kristin Scott Thomas en los papeles protagonistas.

El director sigue practicando el esquí, que no considera tan peligroso como hacer películas.

Cosas que se han dicho

Aún no hay comentarios.

¿Algo que añadir?

Para participar, tienes que estar registrado en cinerama.es